Translate

28 febrero, 2009

Human Rigths Watch- enlace

http://www.hrw.org/

www.pyr.org.ar o escríbanos a pyr@pyr.org.ar

SUSPENSIONES Y DESPIDOS EN LAS FABRICAS. TARIFAZO EN NUESTROS HOGARES
Las mujeres de pie enfrentando la crisis




Este 8 de marzo no tenemos nada que festejar. A más de un año del gobierno de Cristina, que se anunciaba como el siglo de las mujeres, nuestra vida ha empeorado gravemente.

COMUNICADO
Por una convocatoria unitaria y de lucha en el Día Internacional de la Mujer
El martes 24 de febrero, tal como habíamos convocado, se realizó una nueva reunión para preparar un acto o marcha unitaria para conmemorar el Día Internacional de la Mujer. Estuvieron presentes las compañeras del Partido Obrero, Opinión Socialista, Convergencia de Izquierda y el MAS, además de compañeras del Partido de los Trabajadores Socialistas y la agrupación de mujeres Pan y Rosas.

A SEIS AÑOS DE SU ENCARCELAMIENTO
Reclamo unánime por la libertad de Romina Tejerina en Buenos Aires




A 6 años desde que Romina Tejerina está en prisión, Pan y Rosas impulsó, junto a otras organizaciones de mujeres, de derechos humanos, sociales y partidos de izquierda, un acto frente a la Casa de la Provincia de Jujuy en Buenos Aires, para reclamar la libertad inmediata de Romina Tejerina y la condena a su violador, "Pocho" Vargas.

NOS MOVILIZAMOS EN LA PLATA A DOS AÑOS DEL ASESINATO DE SANDRA GAMBOA
¡Basta de impunidad y encubrimiento! ¡Ni un femicidio más! Justicia para Sandra




La jornada empezó temprano, con una radio abierta y concentración frente al Archivo de Rentas, donde fue encontrada Sandra, violada y asesinada el 21 de febrero de 2007. Estuvieron presentes la mamá de Sandra, Nelly, y otros familiares, los abogados de la causa, la Federación Universitaria (FULP), el Centro de Estudiantes de Bellas Artes, la Multisectorial, la Mesa de Escrache Popular, las mujeres del Frente Popular Darío Santillán, las agrupaciones Pan y Rosas, Las Azucenas, Las rojas, el grupo de arte Sienvolando, PTS, PCR, Contraimagen, En Clave Roja, entre otros.

Recibí las novedades de Pan y Rosas en tu correo electrónico
Recibí las novedades de Pan y Rosas en tu correo electrónico

25 febrero, 2009

Fallo Inconstitucionalidad Ley Espia-CPACF-

Colegio Publico de Abogados de Capital Federal

http://www.cpacf.org.ar/default.asp?goto= LECTURA&nnnotici a=1019>

Formosa juicio a Represor

---------- Forwarded message ----------
From: alejandra María Carrizo
Date: 23-feb-2009 22:10
Subject: Rv: JUICIO A COLOMBO





A todos los interesados en el Juicio Oral y Público al genocida Juan Carlos Colombo:

Las audiencias se incian el próximo miércoles 25 de Febrero a las 9.30 hs en la sede del Colegio de Escribanos sita en Avda. 25 de Mayo y Padre Patiño, en su primer piso.
Entregamos esta mañana la lista de personas e instituciones que requieren acreditación, sin perjuicio de seguir ampliando la misma en días subsiguientes. Lamentablemente el cupo es para 100 personas.
La difusión y publicidad se ajustará a lo pautado por la acordada de la Corte.

Pueden solicitar la acreditación al titular del TOF, DR, EDUARDO ARIEL BELFORTE, o bien mandarnos sus datos por mail a la mayor brevedad para que los adjuntemos en un nuevo listado.
El día miércoles se inicia con la lectura de los cargos por el Secretario de DDHH del TOF, Dr. Cunha Ferre, y luego se inician las testimoniales de PEDRO VELAZQUEZ IBARRA e ISMAEL ROJAS, el jueves seguirían las testimoniales de Roberto Antenor Gauna, Adriano Acosta , Humberto F. Parmetler y Estela del Carmen Díaz.
El orden anterior se cumpliría siempre y cuando se resuelvan las nulidades y recusaciones presentadas por la defensa y por las querellas, de lo contrario, pasa a cuarto intermedio.
De resolverse en forma casi inmediata las nulidades planteadas por la Defensa y las recusaciones de las querellas, luego de las Jornadas de los días 25 y 26, el juicio se reiniciaría el próximo martes 10 de Marzo.
Rogamos difundan esta información.
Un abrazo libertario.
Alejandra Carrizo. APDH Filial Formosa.

23 febrero, 2009

Cuestiones pendientes...-DDHH-Arg. Dr. Carlos Slepoy

El país|Lunes, 23 de Febrero de 2009
Opinión
Cuestiones pendientes: tristeza
Por Carlos Slepoy *En su reciente viaje a España, Cristina Fernández, la presidenta de nuestro país, ofreció, el 10 de febrero, una conferencia en la Casa de América de Madrid (el contenido completo de la misma puede consultarse en la página web de la Presidencia de la Nación) en la que, tras una aplaudida intervención, contestó dos preguntas formuladas por el público. Una de ellas, de Matías Garrido, miembro de la Casa Argentina de Madrid, rezaba textualmente: "¿Qué opinión le merece la creación de una instancia judicial exclusivamente encargada de juzgar los crímenes cometidos durante la dictadura militar?". Tras destacar que el retraso en los procedimientos nos causaba angustia a todos, señaló: "La creación de un fuero especial creo que, precisamente, sería algo que buscarían aquellos que persiguen invalidar juicios en materia de derechos humanos porque sería la creación de un fuero especial" y agregó que ello vulneraría "principios básicos del Derecho Penal Occidental y plantearía la nulidad de las causas, inclusive ante la propia Corte Suprema de Justicia de la Nación sin necesidad siquiera de recurrir a ningún juez internacional como, por ejemplo, podría ser la Corte Interamericana de Derechos Humanos", lo que provocaría que los juicios se dilatarían aún más.

La Presidenta se refería a la creación de tribunales especiales para juzgar estos crímenes, los entendió contrarios al derecho penal occidental y estimó que retrasarían aún más las causas, como ha quedado dicho.

Dado que esta argumentación es utilizada una y otra vez para justificar el más absoluto inmovilismo, es preciso contestarla. El derecho penal occidental registra múltiples casos de la creación de tribunales especiales para juzgar genocidios, crímenes de lesa humanidad y crímenes de guerra: tribunales de Nuremberg, de Tokio, para la ex Yugoslavia, para Ruanda, etc. Asimismo fue a través del derecho penal occidental que se abrieron distintos procedimientos en Europa contra los militares genocidas argentinos lo que constituyó un aporte sustancial para que en Argentina se acabara con la impunidad legal. Son solamente unos escasos ejemplos. Todos estos tribunales fueron en su día calificados por los acusados, y no sólo por ellos, como fueros especiales que violaban el principio del juez natural. Lo que no impidió que los procedimientos avanzaran, prestaran un enorme servicio al derecho penal internacional y al derecho internacional de los derechos humanos y dejaron ya definitivamente inscripto que, cuando se juzgan crímenes que lesionan a la humanidad, deben establecerse los tribunales que sean más adecuados para su juzgamiento, sin que por ello se lesionen ninguna de las garantías de los procesados. Por eso, los recursos que pudieran interponerse ante cualquier instancia, nacional o internacional –incluidas la Corte Suprema de Justicia de la Nación y la Corte Interamericana de Derechos Humanos–, no sólo no paralizarían los procedimientos, sino que estarían destinados a su seguro fracaso.

Lamentablemente, a esta altura de los acontecimientos hay que contar con que no hay ninguna voluntad de dar otro paso más en el desarrollo del derecho penal internacional creando tribunales especiales, con jueces y fiscales expertos en derechos humanos que, a través de macrojuicios, juzgarían en poco tiempo a los que con el sistema actual tardarán décadas en ser juzgados. Esta iniciativa sin duda produciría el aplauso y el apoyo caluroso de instancias internacionales, organismos de derechos humanos y juristas de todo el mundo. En consecuencia, lo que se viene planteando por parte de los organismos de derechos humanos y organizaciones sociales argentinos –y lo que estaba implícito en la pregunta de Matías Garrido– tiene un alcance más modesto. Se pretende que se dicte una ley por el Parlamento o una acordada por la Corte Suprema, que organice el caos en que se encuentran los procedimientos judiciales y que los jueces que están actualmente actuando, y otros que se designen si fuera necesario, se dediquen con exclusividad a los mismos, siendo liberados de las múltiples causas que los distraen y entorpecen, asignando éstas a otros jueces. Se reclama que tengan el apoyo técnico y logístico que estos procesos merecen. Se pide que se cree una unidad del Ministerio Público dedicada a estas causas y que los fiscales que se nombren se dediquen exclusivamente a ellas. Se postula que se establezcan mecanismos ágiles y eficaces para remover a los jueces que no quieren juzgar estos crímenes. Se reivindica que se termine de una vez por todas con los juicios uno por uno, o en pequeños grupos, y que los tribunales celebren juicios orales para la totalidad de los miembros de una misma jurisdicción militar o circuito represivo teniendo en cuenta que el jefe máximo tiene a priori responsabilidad por todos los crímenes cometidos en dicha jurisdicción o circuito y así en sentido descendente.

Relacionado con este último tema, y aludiendo al reclamo de que las pruebas producidas en un proceso sean válidas en otros para evitar la insoportable dilación y el peregrinaje de las víctimas por múltiples juzgados –que el juez Daniel Rafecas ha calificado como una revictimización–, la Presidenta señaló textualmente: "Se pretendía que las pruebas en juicio pudieran valer en otro juicio, algo que también, si hay abogados presentes, saben que esto es imposible porque una de las claves que hace al derecho de defensa y del debido proceso es que cada acusado pueda controlar adecuadamente las pruebas por las cuales se fundamenta la acusación contra él". No hay nadie que pretenda vulnerar el derecho de defensa y el debido proceso. Como todo abogado sabe, un proceso judicial es elevado a juicio oral cuando existen pruebas que aportan indicios suficientes de que se ha cometido un crimen y se presume que una o más personas lo han perpetrado. Es en el juicio oral en el que se deben reproducir esas pruebas, practicarse otras si fuera necesario, declarar nuevamente los testigos, etc. Por tanto, la acumulación y especialización de los procesos que proponemos no impide en modo alguno que los defensores de los acusados y de los acusadores puedan analizar adecuadamente las pruebas, antes y durante el juicio. Por el contrario, garantizan su concentración y, en consecuencia, su mejor control. El pueblo argentino acumuló en estas últimas décadas, y puso a disposición de la administración de Justicia, un enorme caudal probatorio para incriminar a quienes están siendo actualmente procesados. Con sólo un mínimo de estas pruebas cualquier juez de instrucción elevaría inmediatamente la causa a juicio oral si de delincuentes comunes se tratara. Sin embargo, las instrucciones de los procesos duran años y se otorga a los genocidas la posibilidad de retrasarlos con chicanas procesales de todo tipo. Es un oprobio que, después de haber conseguido tanto, tengamos que conformarnos con tan poco.

Finalmente, Cristina Fernández, tras expresar que aceptaba que se discutieran las políticas sociales y económicas de este gobierno y el anterior de su esposo Néstor Kirchner, dijo: "Pero creo que no hay argentino ni persona en el mundo que pueda dudar acerca de la convicción del gobierno del presidente Kirchner y de esta Presidenta en la necesidad de que sean juzgados y castigados todos aquellos que han violado los derechos humanos en la República Argentina".

No es mi propósito discutir la convicción de nuestra Presidenta, ni dudar de los notables logros de la primera etapa del gobierno del ex presidente en esta materia. Pero en la vida pública –también en la privada– las convicciones se expresan a través de actos u omisiones, que constituyen también un modo de actuar. Tan valiosos y necesarios fueron los actos en su día producidos, como clamorosas y regresivas las omisiones de estos últimos años.

Lo triste de todo esto es que el Gobierno puede, si quiere, liderar el nuevo impulso que se necesita. En éste, como en tantos otros temas cruciales no abordados a pesar de su perentoria necesidad, cuenta con su antigua convicción y tendrá el apoyo de todos los que quieren ese otro país que, como la Presidenta repite una y otra vez, es posible. Si se quiere, es posible.

* Abogado especialista en derechos humanos.


© 2000-2009 www.pagina12.com.ar|República Argentina|Todos los Derechos Reservados

22 febrero, 2009

MEDIO ORIENTE; EL PENDULO ENTRE LA VIDA Y EL PETROLEO.

MEDIO ORIENTE; EL PENDULO ENTRE LA VIDA Y EL PETROLEO.
La siembra de muerte y dolor hará crecer flores de paz.(¿?)


Este trabajo intenta resaltar el drama humano que diariamente se vive en Medio Oriente. Lugar elegido como centro de la Fe, asentamiento de baluartes y símbolos que a lo largo de los siglos cobija lugares santos de toda santidad.
Para el pueblo Judío, el Cristianismo y los Musulmanes todo sucede y sucedió en pocos kilómetros cuadrados: miles de peregrinos de distintas religiónes, acuden a rendir tributo a sus lugares sagrados. Todo pasa en Jerusalém.

Algunas historias de vida:

Detrás de las historias que leemos en los diarios, salen a la luz las más variadas virtudes y bajezas humanas. Como ejemplo, vale la pena detenerse en un recuadro que apareció en el diario Clarín en el contexto de la cobertura sobre el viaje a Washington que realizó el primer ministro israelí ARIEL SHARON, para entrevistarse con el presidente americano George Bush. (*1).
En el artículo se puede ver la foto de una joven palestina, AMANA JAWAD MONA, con sus manos esposadas y alzadas frente a su cara sonriente. El epígrafe dice: “¡Estoy orgullosa de mí misma!”, gritó al ingresar a una corte marcial israelí. La joven admitió que sedujo a un adolescente israelí por Internet y terminó asesinándolo.
El nombre del joven asesinado es OFIR RAHUM, los detalles del episodio son horrorosos: "Ofir acudió a la cita con AMANA y al llegar le dispararon. Lo hirieron y, aún así, se resistió a ser secuestrado. Finalmente lo mataron. Ella declaró que ideó el plan para conseguir llamar la atención sobre las matanzas cometidas por el ejercito israelí.
La crónica es fría y con componentes inéditos: la intervención de los vínculos a través de Internet, la conquista y seducción con la clara intención del engaño, el hacer de esto una supuesta herramienta de propaganda política y de reivindicación. ¿Por qué OFIR fue a la cita? Era en lugar peligroso con una mujer palestina. No la conocía y a pesar de eso y contra todo, él decidió ir en busca de una posibilidad de encontrar ¿qué?, sexo, amor, ...Amor. En el contexto de enfrentamiento y sangre no debe ser fácil entablar relación con “el enemigo”, pero ¿en el trato cotidiano será tan enemigo el palestino para el israelí y viceversa?.

Hay hombres y mujeres de ambos lados. Aunque estos lados no tienen una frontera visible. Muchas veces son virtuales. Qué pasa cuando la atracción se despierta. Si nos tenemos que guiar por éste caso, las diferencias se dejan de lado. Tal vez, el componente épico de tener que cruzar el juicio de los seres más cercanos, los controles de las fuerzas militares, la historia de muertes a mano de la violencia y la intolerancia, lo clandestino, y por sobre todo, luchar contra el imposible que significa poder vivir ese Amor plenamente, le agrega valor al sentimiento de vida sobre la muerte. Es preferible creer que OFIR eligió ese camino. Y AMANA, el camino del mandato impuesto por la escalada de violencia. Pero.... ¿por qué hacerlo dentro de un contexto de seducción y promesas?. Suena muy elaborado, es una operación artesanal para conseguir un magro resultado político. Tal es así, que la noticia no fue el eje principal de la nota, sino que sirvió de marco a la política de comunicación que justificó el fracaso de las conversaciones de Paz. Es un hecho violento que socava la confianza y abona los fundamentos de quienes del lado Israelí dicen que no existe posibilidad de Paz con los palestinos. Pero tiene, a su vez, un mensaje perverso que afecta principalmente a quienes de un lado y otro se esfuerzan en ir contra la corriente, en busca de la Paz entre los Pueblos.


Por otro lado, ¿Quién es AMANA? ¿Cual será su historia?, ¿Qué terrible drama habrán visto sus ojos?, ¿cual será el sentimiento, de quién sabe, que lo cotidiano es inalcanzable?. El hecho de enfrentar, la brutal y fría maquinaria de la guerra en un conflicto asimétrico, el atropello indiscriminado, la invasión a la intimidad inexistente. Ella también es víctima porque, seguramente, alguien se frotó las manos al leer la noticia. Alguien que, detrás de la bandera de reivindicación del Pueblo Palestino, vio alejarse el peligro que significa una convivencia pacífica que dejaría al descubierto la incapacidad de los Señores de la Guerra en un contexto de Paz. De uno y otro lado, hay dirigentes que no sabrían cual sería su protagonismo sin la guerra.


La historia que sigue también es emotiva. Tal vez como una versión moderna de Romeo y Julieta, con la diferencia que Montescos y Capuletos son, en este caso, "Ejércitos y Multitudes". Y el final, claro, guarda poca relación con la épica muerte de los amados.

“La trágica historia de amor entre una israelí y un palestino” (*2)

Hanit es israelí y tiene apenas 20 años. En Tel Aviv, se enamoró de Muhamad, un muchacho palestino de 23 años que trabajaba clandestinamente en un bar perdido de Israel. Hanit conoció a Muhamad en la barra del bar donde él servía los tragos. Allí comenzó la atracción. Luego de la Facultad, camino a su casa, Hanit pasaba día por medido a tomar una copa sentada en la barra del bar que atendía Muhamad. Así se conocieron, así se enamoraron.
Al avanzar la relación, y ante las medidas de seguridad tomadas por el ejercito israelí, como respuesta a la Intifada y a los sucesivos atentados suicidas, Muhamad tuvo que esconderse. Y lo hizo en la casa de Hanit. Al ver que su hija estaba enamorada, los padres de Hanit accedieron a tomar el riesgo de protegerlo en su casa. Tal vez, el trato cotidiano hizo que hasta los padres de Hanit compartieran el cariño por Muhamad, que con el transcurso del tiempo perdía la identidad del “otro”, ese “otro” que representa los miedos y la incomprensión para ser simplemente Muhamad, el novio de Hanit. Al poco tiempo Hanit quedó embarazada.
Pero Muhamad corría peligro. Para no exponer a Hanit y a sus padres volvió a su pueblo en el campo de refugiados de Anata. Hanit no lo dudó: huyó con Muhamad a Anata y se convirtió al Islam para poder vivir en el pueblo con su novio.
Cuenta Salim, un vecino de Anata: “Días atrás, varios pobladores de Anata se acercaron a Muhamad para explicarle que su compañera o esposa era persona no grata”, “En la noche del martes al miércoles, una multitud rodeó la casa y querían linchar a Hanit” recordó el vecino. El mismo Salim, que simpatizaba con la joven pareja, y ante la inminencia del fatal desenlace, pide la intervención de la milicia palestina y el ejercito israelí. En conjunto evitaron la tragedia, pero no la separación. Dice la nota: “Ahora la muchacha ha vuelto a vivir en Tel Aviv con su familia. Pero su marido no puede ingresar en Israel. ¿Qué sucederá el día que nazca el niño de Muhamad y Hanit?, preguntó el corresponsal a un funcionario israelí. “Cuando nazca, ya encontraremos la forma para permitir al padre abrazar al niño” aseguró. El encuentro será breve. El futuro de la pareja como tal es un enigma con forma de tragedia, impedidos de vivir juntos por la violencia de Oriente Medio.”

Esta historia ganó la atención de un corresponsal que por un momento desvió su mirada del conflicto político - militar y encontró una pincelada de humanidad que consideró importante compartir. Un rasgo de amor épico y trasgresor.
Es maravilloso ver que aún en los momentos de mayor dramatismo y dolor, en el terreno abonado por el odio, pueden crecer expresiones de Amor, verdaderos cantos a la vida. Dos seres que en su sueño imaginan la posibilidad de crear un mañana y mucho más. Ellos no dudan en poner sus cuerpos ante la lógica de la guerra que los mira con desprecio, traspasando la barrera infranqueable de quienes no admiten que es posible superar la mirada torva y desconfiada.
Esta relación, de profundo amor, que seguramente generó simpatías en algunos, aunque no las suficientes como para que se les permita salir del control y vivir en libertad, es una demostración de que es posible la Paz de los Pueblos.(¿?) Seguramente llevará generaciones conseguirlo. Pero, inexorablemente, será una realidad.

En este caso, es la población de un campo de refugiados que se une para linchar a una mujer. No importó que haya renunciado a su fe religiosa ni tampoco que viviera entre ellos compartiendo los mismos riesgos. Tampoco sirvió que tuviera en su vientre una criatura, símbolo de la unión y la esperanza: la turba enardecida solo quería matar en ella todos los dolores sufridos y llevar adelante todas las venganzas.
Esta vez fueron los milicianos de uno y otro lado que con la fuerza de las armas salvaron las vidas de dos enamorados. Solamente sus vidas.


Pero la violencia busca la destrucción de los mejores, profundiza la diferencia, pero nunca es suficiente como para parar la guerra. La vida David Diego Ladowski nos toca más directamente ya que él era argentino, judío e israelí:

“Era un pacifista con convicciones” (*3)

“Estamos destrozados” es lo único que atina a decir por teléfono Sara Ladowski, sobre la muerte de su sobrino, DAVID DIEGO LADOWSKI, el argentino que el miércoles fue una de las víctimas del atentado terrorista en la Universidad Hebrea de Jerusalén.
Así comienza el perfil que la periodista traza sobre David y continúa contando que él emigro en el año 1992 y con solo 18 años se formó estudiando y trabajando, estaba próximo a lograr el final de su carrera en el Ministerio de Relaciones Exteriores israelí cuando:
“Hasta el miércoles, David vivía con un amigo en un departamento en Jerusalén. Ese día, por la mañana, partió hacia la Universidad para rendir su último examen. Era el trabajo practico final, el último escalón para conseguir su esperado master en Administración Pública.

Un muchacho de casi treinta años, comprometido con sus sueños, trabajando y estudiando, positivo en su visión de la realidad pero que no ignora donde está parado. Cuentan quienes lo conocieron que no solamente era apoyo para sus amigos, sino también para sus familiares, quienes siguieron sus pasos y se radicaron en Israel. Con su objetivo a la vista, ser vicejefe de la Embajada de Israel en Perú, luego de terminar su trabajo práctico, fue sorprendido por la violencia de quienes eligen como objetivo de sus atentados matar el proceso de Paz, aún en los ámbitos en que también matan a sus compatriotas, ya que ese comedor es utilizado por árabes que trabajan en Israel.

Cuenta el compañero de DAVID:
“En los dos años que vivieron juntos, el tema de la guerra y los atentados terroristas formaban parte de sus conversaciones. “Todos sabemos que es algo cotidiano, es la realidad que nos toca vivir”, explica. Y cuenta que hace unos diez días hubo un atentado a 200 metros de la casa. En ese momento nosotros estábamos en el departamento. Los amigos hablaban de la guerra. “Era un pacifista con convicciones. Estaba esperanzado en que esta situación iba a terminar”, recuerda su amigo.”

Poco después de la una y media de la tarde de anteayer, mientras unas cien personas almorzaban en la cafetería “Frank Sinatra” de la Universidad Hebrea de Jerusalén, estalló una bomba, aparentemente escondida en el local.
En el atentado murieron siete personas; David Diego Ladowski integra esa lista.

Todos los atentados que se dan en estos últimos meses eligen objetivos civiles. La consigna “cuanto peor, mejor” pareciera ser el fundamento que los motoriza. El fin es claro: separar a los Pueblos, dejarlos sin salida en la dinámica de la escalada de violencia, matar los argumentos de quienes luchan por la Paz.


Mensaje de un sobreviviente
Por Mario Sznajder

Queridos amigos: el miércoles al mediodía fue detonada una bomba de alta potencia en la cafetería del Centro de Estudiantes de la Universidad Hebrea de Jerusalén. Tuvimos 7 muertos y 84 heridos. No quiero hablar de las victimas inocentes pues las hay de ambas partes.
Desgraciadamente, en este conflicto son los inocentes quienes pagan los más altos precios mientras que muchos de los directamente responsables – insisto, en ambas partes- siguen conduciendo sus políticas que no llevan más que a la muerte y la destrucción.
Quiero acentuar un punto que me parece central a todo esto. El ataque del miércoles es especialmente un acto de barbarie, no solo por las víctimas, sino por ser un ataque a los valores que representa la Universidad Hebrea de Jerusalén. Este centro académico ha sido desde su fundación, una roca de humanismo, racionalidad, dialogo sin distinciones y tolerancia. Aquí trabajamos y estudiamos gente de todo credo, etnia, nacionalidad y religión, conviviendo día a día. Muchos han dedicado sus vidas a la causa de la paz árabe- israelí, a la resolución del conflicto del Medio Oriente y también a la defensa de los derechos humanos y civiles de todas las partes –también de los palestinos-. El mismo atentado lo prueba: parte de los heridos son estudiantes árabes, cuyo único crimen fue querer almorzar. Atacar el corazón de la Universidad Hebrea de Jerusalén para herir y matar a sus estudiantes, empleados y profesores significa atacar los valores que ésta representa. El ataque terrorista del miércoles fue un acto de barbarie que demuestra de nuevo que quien lo perpetró, más allá de la venganza que pretende lograr contra Israel, intenta destruir lo que queda del campo pro-paz en Israel. Creo que toda persona digna no puede dejar de tomar posición frente a este acto de barbarie y manifestarla públicamente. Espero que ustedes también lo hagan y apoyen a la Universidad Hebrea de Jerusalén y los valores, que pese a todo, seguirá representando. Un abrazo.

El autor es cientista político, escritor, profesor en la Universidad Hebrea de Jerusalén.


En las imágenes que se transmitieron al mundo, luego del atentado, se podía ver a personas de distintas etnias y nacionalidades: árabes e israelíes, todos víctimas. Una vez más, para el terrorista es importante bloquear cualquier centro de diálogo. La respuesta inmediata del gobierno Israelí fue mandar los Bulldozer (palas mecánicas) a demoler los campamentos de refugiados, cerrar el cerco de ingreso a las ciudades israelíes, que son fuente de trabajo para la mayoría de la población árabe- palestina.
En la lógica de la guerra no hay muchas respuestas posibles. Es un mecanismo perverso mantener siempre la violencia como única salida, desprestigiar el diálogo, tornarlo inútil. Aún así, hay personas que se comprometen con la única forma de seguridad permanente: la Paz. Los pueblos estarán a resguardo de la violencia si imponen a los gobernantes la voluntad irrestricta de conseguir la Paz. No existe la posibilidad de que la Paz llegue por la supremacía de las armas. SIEMPRE quedará el recurso del atentado solitario, el crimen selectivo. Pero en un contexto de Paz, esas cuestiones serían tratadas como crímenes que deberá resolver la Justicia y no hechos que sirvan de excusa para poner en marcha la maquinaría militar.

Los medios de comunicación se ocuparon de mostrar el atentado sin informar con profundidad sobre las actividades que se desarrollan en la Universidad Hebrea de Jerusalén. Tal vez, si lo hubieran hecho, quedaría en claro que el objetivo primero es destruir los caminos de diálogo que conducen a la Paz.


Para terminar, una historia, que concluye con la fuerza incontrastable de quienes superan en si mismos la frontera del dolor y los convierten en lucha y esperanza, ofreciendo a muchos otros la posibilidad de cambiar odio en AMOR, tal es lo que hacen dos padres que sobre la perdida de sus hijos construyen un camino de reconciliación. (*4)

“Mi hija fue asesinada por un suicida palestino, pero la ocupación israelí es la verdadera culpable de su muerte” dice con pausado tono RAMI ELHANAN, un diseñador grafico israelí que hace cinco años tocó el fondo del dolor cuando su hija SMADAR, de solo 13 años murió por un doble atentado suicida perpetrado en Jerusalén: “Eran las 3 de la tarde y regresaba de su primer día de escuela. Estaba comprando libros con dos de sus mejores amigos. Para escapar de la primera bomba, huyeron en el camino del segundo terrorista que se detonó segundos después. SMADAR murió al instante, al igual que uno de sus amigos. El otro estuvo en coma seis meses y quedó con secuelas para toda la vida”, recuerda ELHANAN mirando la foto de su hija.

En la ocupada ciudad de Ramallah, invadida desde hace meses por fuerzas israelíes, el novelista y presidente de la Unión de Escritores Palestinos, IZZAT GAZZAWI, relata con voz grave la muerte de su hijo: “RAMY fue asesinado por soldados israelíes en 1993. Tenia 17 años y estaba en la entrada de la escuela. Un grupo de colonos acusó a los chicos de haberles tirado piedras, vino el ejército y ellos se refugiaron en el colegio. Mi hijo estaba ayudando a otro compañero que había recibido un tiro en la pierna. En ese momento un colono le disparó un tiro al corazón. Se desangró durante 25 minutos mientras los soldados se negaban a permitir que lo llevaran al hospital. Créame, esa es la peor parte de esta historia, porque uno como padre siempre piensa que podría haber tenido una chance de salvarse. Era un chico muy pacifico, que hubiera seguido mis pasos y se hubiera dedicado a la literatura. Pero estuvo en el lugar equivocado, en el momento equivocado... La muerte de mi hijo me cambió la vida pero al mismo tiempo me dio fuerza para trabajar por la Paz”

Estos dos padres forman parte de un grupo de ciudadanos árabes e israelíes que trabajan por la Paz. Fueron galardonados por el Parlamento Europeo con el premio Sakharov a la libertad de expresión. Fuera de Medio Oriente sus voces son escuchadas.

Ellos dicen; “Es sólo una cuestión de tiempo y de cuántas más vidas se va a cobrar. Puede llevar un año, diez o quinientos, como en Irlanda, pero creo que vamos a tener paz en el preciso momento en que el precio de no tener paz exceda el de tenerla.”

Son historias que nos muestran retazos del alma humana sometida a la experiencia de un conflicto prolongado y doloroso. Este desafío no involucra solamente a palestinos e israelíes: los trasciende al punto que la propagación y amplificación del conflicto puede derivar en una guerra de características inusitadas.
Hoy, al finalizar estas líneas, los mísiles ya están desplegados en la fronteras de Israel. Otra vez las máscaras de gas son distribuidas. Hubo otro atentado suicida en Israel y los tanques arrasan Gaza.

Me podría remontar a tiempos bíblicos en busca de la raíz de esta lucha. Algunos haciendo una interpretación literal del Antiguo Testamento podrán justificar porque uno u otro pueblo debe desaparecer de ese territorio. Pero la realidad hace que esto sea imposible: ambos pueblos habitan un espacio que desde la óptica de la intolerancia es sumamente estrecho. Pero a su vez, están encerrados en un dilema que solo entre ellos deberán resolver. No hay escapatoria en este laberinto de muerte y dolor.
Tal vez, sólo tal vez, la salida sea una sola: por arriba, allí donde habitan las virtudes humanas más altas. Aquellas a las que solamente se accede trascendiendo la visión perentoria de los hombres sin fe. Hay un mensaje que apela a las herramientas que Profetas de todas la religiones pusieron al alcance del entendimiento humano. Esas herramientas pueden ser empuñadas para la Paz o como argumentos para la guerra. En Jerusalén están los símbolos, en Jerusalén todos los días miles de personas se postran a orar. Tamaña contradicción debería llamarnos la atención: el mayor centro religioso del planeta es, a su vez, una fuente de conflicto y dolor casi perpetuo.



Nada es casual, más allá de las historias de vida y muerte de los pueblos, algunos juegan el ajedrez fatal.

¿Es cruel plantear que la situación de conflicto permanente entre los pueblos de Israel y Palestina está provocada por intereses económicos? Es un factor que no se puede ignorar. La atención, privilegiada, que le brinda Estados Unidos a Israel no es gratuita: seguramente, entre ambos gobiernos existen razones que jamás saldrán a la luz, como todas las "razones de Estado"; que manejan nuestra existencia sin nosotros saberlo.
Vivimos tiempos de guerra planetaria.(¿?) Y ello suma mayor dramatismo a la urgencia por conseguir la Paz entre Israel y Palestina. Es tentador para los bandos en pugna iniciar un conflicto a gran escala en un lugar de conflicto constante. Ya se dio a publicidad que Israel cuenta con armamento nuclear. Y que los países árabes están tensando sus músculos y dan muestras de que no están dispuestos a asistir calladamente a una nueva aventura de USA para apoderarse del petróleo y del control del tráfico en la zona.
Europa, Rusia, China y Japón se muestran escépticos. Levantan la voz previniendo al gobierno de Estados Unidos de que no serán cómplices. Tampoco van a tolerar una acción unilateral en contra de Irak.
El 7 de Septiembre de 2002, luego del ataque aéreo llevado adelante por aviones americanos y británicos, el barril de petróleo alcanzó los 30 dólares. Las consultas entre George Bush y el presidente ruso Putin no llevaron tranquilidad a los oídos del presidente americano. Al contrario, tensión es lo que se percibe de parte de los rusos.
Mientras tanto, el Congreso de USA le advierte a su presidente que no puede llevar adelante acciones de guerra sin consulta previa. A todas estas voces, el gobierno americano responde con el argumento del liderazgo mundial: “Cuando un líder toma decisiones solamente se lo acompaña”, dijo Dick Cheney , vicepresidente de Estados Unidos.


La Paz de los Pueblos

Hoy es lejana la posibilidad de construir el diálogo. Hoy, aquellos que trabajan por conseguir la Paz han visto aumentado el sacrificio. Hoy, a algunos el desánimo los abarca, pero hacia ellos van estas palabras y oraciones, para que aún bajo el rugido de la violencia sientan que no están solos. Que tengan la seguridad que en cada rincón del planeta existen personas que a pesar de la distancia se ponen en su lugar y los acompañan en esta loca aventura de marchar contra la corriente. En medio de la mayor desesperación puede surgir con fuerza ese rasgo único de superación humana, tal vez en un futuro no muy lejano, se haga oír el grito desgarrador de millones de personas que le digan BASTA a esta masacre de inocentes que ni siquiera son contabilizados en la ecuación de pérdidas y ganancias, solo son clasificados como “perdidas casuales”; no tienen el homenaje a la víctima desconocida, ni derecho al duelo.
Pero a pesar de todo, el hecho de que aún existan aquellos que ponen el cuerpo en el engranaje, y que cada vez son más los que trabajan por conseguir la Paz de los Pueblos, hace concreta la posibilidad de concebir la consigna OTRO MUNDO MEJOR ES POSIBLE, depende de todos el hacerlo realidad ¡YA!. Por Amana, por Ofir, por Hanit, por Muhamad, por David, por Smadar, por Ramy, por todos los desconocidos con historia que se murieron ayer y se mueren hoy en Medio Oriente.


Angel Fernández Schejtman
24/09/2002




(*1)En un artículo del diario Clarín del 19/03/2001


(*2)“La trágica historia de amor entre una israelí y un palestino”
La relación entre HANIT y MUHAMAD durante el conflicto de Oriente Medio.
Clarín – Viernes 16 de marzo de 2002 –
Por SHLOMO SLUTZKY


(*3) Articulo del diario Clarín 2/08/02 – pag. 25
La Violencia en Oriente Medio
por Alejandra Pataro

(*4)Revista “Veintitrés” del jueves 1 de Agosto de 2002
“Nuestros Hijos son carne de cañón”
Por Walter Goobar desde Jerusalén

20 febrero, 2009

Documento Santa Fe IVº- EEUU- La Matrix

DOCUMENTO SANTA FE IV
INTRODUCCIÓN
A través de los años los estudios de Santa Fe han sido reconocidos por su enfoque práctico de los problemas hemisféricos, como asimismo por su creciente interés en la totalidad del espectro de cuestiones. Y no puede ser de otro modo si uno considera los antecedentes y experiencia de sus contribuidores. Cada uno de ellos ha vivido un romance de toda la vida con América del Sur y Central, dedicando muchos años en esa región. En el campo de los negocios privados, el periodismo y los más altos rangos del servicio militar estadounidense, los servicios de inteligencia y el cuerpo diplomático. A diferencia de otros estudiosos del hemisferio cuyo conocimiento está basado sólo en el estudio académico, o dirigido por pasión ideológica, el grupo Santa Fe está motivado por el deseo de ofrecer un cambio real al pueblo del hemisferio, y de fortalecer los lazos entre los Estados Unidos y sus vecinos sureños.
Los desconcertantes descubrimientos de Santa Fe IV muestran que los Estados Unidos han tendido a considerar garantizados a aquellos vecinos sureños; y que lo que antes fue simple negligencia se tornó un escándalo abierto bajo las políticas de la Administración Clinton durante los últimos siete años. Obsesionado con Europa y China, y atontado con la corrupción de Rusia, el presidente Clinton ha dejado a Sudamérica en un patio trasero. No debe sorprender por ello que Sudamérica haya buscado inversiones y relaciones comerciales en cualquier otro lado – en España, por ejemplo – y en la República Popular de China. Santa Fe IV nos recuerda que el mercado potencial de la frontera sur es tan grande como el propio.
Desde una perspectiva histórica, esta división no debió suceder jamás. Los Padres Fundadores consideraron a Sudamérica como una región que, al igual que los Estados Unidos, estaba buscando su liberación de las naciones totalitarias de Europa. Jefferson, Madison, Monroe y John Quincy Adams, todos ellos consideraron a los sudamericanos como hermanos en la lucha contra la tiranía. Cada una de estos presidentes fue un experimentado diplomático, como asimismo un estadista. Jefferson fue Secretario de Estado de Washington; Madison fue Secretario de Estado de Jefferson, Monroe fue Secretario de Estado de Jefferson y John Quincy Adams fue Secretario de Estado de Monroe. De modo que cuando cada uno de ellos llegó a la presidencia, había conocido muy bien las luchas de poder de las relaciones internacionales, y los Estados Unidos disfrutaron de una continuidad de práctica política que fue rara desde entonces. Por ello, cuando Monroe fue Secretario de Estado en 1811, envió a Joel Barlow como ministro a Francia.
Las instrucciones de Monroe a Barlow incluían lo siguiente: “una revolución en las provincias españolas, al sur de los Estados Unidos, está progresando rápidamente. Las provincias de Venezuela se han declarado a sí mismas independientes, y anunciaron este suceso a nuestro gobierno. Se dice que el mismo camino será seguido en breve en Buenos Aires (sic) y en otras zonas. Las provincias de Venezuela le han propuesto al presidente el reconocimiento de su independencia y la recepción de un ministro; y aunque dicho reconocimiento formal no ha sido aún efectuado, se les ha dado una respuesta muy amigable y conciliadora. No debe Ud. dudar en atender esta cuestión, debido tanto a los justos reclamos de nuestros Hermanos del Sur, a los cuales no pueden ser indiferentes los Estados Unidos, como a los mejores intereses de nuestro país”.
Cuando Monroe asumió la presidencia, uno de sus primeros actos fue autorizar una misión a Sudamérica a fin de evaluar la situación de aquellos lugares que se habían proclamado independientes. Tras el retorno de los comisionados, Monroe inició las operaciones destinadas al reconocimiento diplomático. En un memo de 1819 al Secretario de Estado John Quincy Adams, proponiéndole el envío de un agente a Sudamérica, Monroe escribió: “Puesto que las colonias (españolas) son nuestras vecinas, y necesariamente debemos sostener intercambios con ellas, especialmente si se vuelven independientes, como presumimos, en un período no lejano, es de suma importancia que nuestras relaciones sean de naturaleza amigable”.
En 1822 Monroe envió un mensaje al Congreso solicitando el reconocimiento diplomático de los países de América Latina. Les dijo: “el movimiento revolucionario en las provincias españolas de este hemisferio ha atraído la > atención y excitado la simpatía de nuestros ciudadanos desde sus inicios”. Sólo un miembro del Congreso votó en contra de la propuesta. Luego, en 1823, el ministro inglés de Relaciones Exteriores, George Canning, súbitamente propuso que Gran Bretaña y los Estados Unidos se unieran para oponerse a los esfuerzos de la “Santa Alianza” – Francia, España y Rusia – para restablecer las colonias españolas en Sudamérica.
Canning consideraba un inteligente juego de poder bloquear a sus rivales europeos; pero perdió su interés a medida que cambió la situación. Sin embargo, Monroe decidió continuar sin el apoyo británico, y declarar a las autoritarias naciones europeas que los pueblos independientes de América del Sur estaban fuera de su dominio. En octubre de 1823 Monroe le envía un borrador de su mensaje al Congreso a Thomas Jefferson en Monticello y a James Madison en Montpellier, pidiéndoles su opinión. Ambos titanes respondieron de inmediato. Dijo Jefferson: “El tema encarado en las cartas que nos envió es el más trascendente que he contemplado desde el de la Independencia. Aquel nos convirtió en una nación. Este ajusta nuestra brújula y señala el camino que debemos recorrer en el océano del tiempo que se abre ante nosotros, y no podríamos embarcarnos en condiciones más auspiciosas”.
También Madison acordó con la oposición a las maquinaciones de los europeos, por “las declaraciones que hemos hecho a nuestros vecinos, nuestra simpatía por sus Libertades e Independencia, los profundos intereses que tenemos en mantener las más amigables relaciones con ellos”.
El 2 de diciembre de 1823, Monroe envió al Congreso su famoso mensaje, que desde entonces será llamado la “Doctrina Monroe”. Observando que los Estados Unidos ya habían establecido, o se hallaban en proceso de establecer relaciones diplomáticas con Colombia, Argentina, Chile y México, Monroe advirtió bruscamente a los europeos que la libertad de Sudamérica debía florecer: “Nunca hemos tomado parte en las guerras de las potencias europeas por cuestiones relacionadas con ellas mismas, ni tiene que ver con nuestra política el hacerlo. Sólo cuando nuestros derechos son avasallados o seriamente amenazados devolvemos las injurias o nos preparamos para nuestra defensa. Con los movimientos de este hemisferio nos hallamos necesariamente conectados de modo > inmediato, y por causas que deberían ser obvias para todo observador preclaro e imparcial. El sistema político de las potencias aliadas es en este sentido esencialmente diferente del de las Américas.
Esta diferencia deriva de aquella que existe en sus respectivos gobiernos; y en defensa del nuestro, que se ha logrado mediante la pérdida de tanta sangre y bienes, y madurado por la sabiduría de sus ciudadanos más iluminados, y bajo el cual hemos gozado de una felicidad sin igual, toda la nación está empeñada. Por ello debemos, por la sinceridad y las amistosas relaciones existentes entre los Estados Unidos y aquellos poderes, declarar que consideraremos cualquier intento de su parte para extender su sistema a cualquier porción de este hemisferio como peligroso para nuestra paz y seguridad”. Aunque los días en que debimos defender la independencia de las repúblicas de Sudamérica parecen haber pasado, aún persiste el hecho que aquella seguridad y libertad, tanto de los Estados Unidos como de las repúblicas sudamericanas están inextricablemente unidas. Como deja claramente expuesto Santa Fe IV, la soberanía e integridad de un cierto número de países en el sur se hallan en riesgo, no por otra nación sino por organizaciones criminales internacionales tan poderosas que le están denegando a los pueblos de Sudamérica su herencia de libertad. La política de la próxima administración deberá ser alinear juntos al Norte y al Sur, en una asociación que deberá ser sobre bases igualitarias, sin infringir la soberanía de ninguna parte. La promesa y cooperación extendida en los comienzos del siglo XIX por la Doctrina Monroe puede ser la base de una nueva era de mutuo respeto y mutuos intereses.
SANTA FE IV. EL FUTURO DE LAS AMÉRICAS: TEMAS PARA EL NUEVO MILENIOLewis Arthur Tambs. Diplomático. Historiador. Profesor en Arizona State University. Nacido en San Diego, Estados Unidos, en julio de 1927. Ph. D. En San Francisco, Standart Brands (1953-1954). Profesor en Caracas Maracaibo, Venezuela (1954-1957). Director del Centro de Estudios Latinoamericanos (1972- 1976). Embajador en Costa Rica (1985-1987). Autor de Europa del Este y Economía Soviética (1975). Política Interamericana de los ´80, publicado en Police Counsel, spring 1997, Estados Unidos. Editores* : Gordon Summer Jr. Lewis Tambs. > Colaboradores: Rachel Ehrenfeld, David Foster, Sol Sanders, Gordon Summer Jr., Lewis Tambs.
LAS NUEVE “D” DEFENSA
Esta «D» debe abordarse en su contexto más amplio. Primero y ante todo, hay que discutirla en términos estratégicos. Desgraciadamente, la administración Clinton no ha logrado siquiera hacer un tibio intento a lo largo de los últimos ocho años. Pero lo importante es que nos enfrentamos con una burbuja en el sistema desde el punto de vista intelectual, político y militar. Es fundamental para nuestra seguridad nacional que corrijamos este vacío. El resto del mundo, nuestros enemigos al igual que nuestros amigos, está esperando. El Hemisferio Occidental es la mitad del mundo. La parte más septentrional del hemisferio está ocupado por Estados Unidos y Canadá, pero si tomamos el ecuador como línea divisoria, nos encontramos con México, América Central, Panamá y, sobre todo, Colombia, Venezuela, Ecuador (el ecuador atraviesa la capital, Quito). Pero ya se ha señalado que son nuestros vecinos cercanos. Sin embargo, Estados Unidos persiste en dar este hecho por sentado o en ignorarlo completamente. Esta es una situación ante la cual dichos países se resienten o de la que sacan ventaja, según las posibilidades de su política interna. Desde la Segunda Guerra Mundial, hemos tenido la buena suerte de contar con líderes en este hemisferio que han tenido una visión de la situación estratégica mejor que la de nuestros propios estrategas centrados en el eje este-oeste. Hubo notables excepciones, alentadas por los soviéticos y los chinos, que hicieron todos los esfuerzos posibles por explotar nuestra miopía estratégica: Fidel Castro, Allende y los sandinistas, para mencionar sólo unos pocos.
Después de la desaparición de la Unión Soviética, Fidel se quedó sin patrón. Sin embargo, este vacío ha sido ampliamente llenado por los capitanes de la droga de América del Sur, especialmente las FARC y el ELN de Colombia. Desde el punto de vista de la defensa del hemisferio, hay buenas y malas noticias. Las buenas noticias son que los diversos mecanismos para la defensa del hemisferio siguen en vigencia, a pesar de estar seriamente dañados por los diversos intentos de las administraciones Carter y Clinton por eliminarlos completamente. El Tratado de Río (Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca) sigue siendo viable. La Junta de Defensa Interamericana (IADB) sigue funcionando. SOUTHCOM todavía es una institución válida, a pesar de los cotidianos ataques de afuera –los comunistas– y de adentro el «políticamente correcto» Departamento de Defensa. La administración Clinton mudó sus cuarteles de Panamá a Miami. Sin un fuerte compromiso por parte del próximo Presidente de Estados Unidos esta reducción y marchitamiento llevará al fin de todas estas modalidades y otras que las apoyan desde una perspectiva regional. Son los ladrillos básicos para la defensa del hemisferio. Debería advertirse que nuestras relaciones bilaterales con Canadá también son muy importantes, pero la realidad es que los sucesivos gobiernos canadienses no han apoyado la defensa hemisférica, sino que también están mirando en dirección este-oeste, salvo en relación con las oportunidades de obtener ganancias económicas en la parte sur del hemisferio. En resumen, los canadienses quieren bailar, pero no están dispuestos a pagar por ello. Pero la cuestión clave cuando se discute la defensa del hemisferio es: ¿Cuál es la amenaza?. Como se discutió en Santa Fe I, II y III, antes Estados Unidos enfrentaba una amenaza relativamente definida, que era comprensible para el americano medio. En la actualidad, esta amenaza se ha vuelto infinitamente más complicada y difícil de definir. Afortunadamente, algunos de los viejos demonios siguen escupiendo fuego y pueden ser fácilmente identificados. Fidel Castro no ha cambiado las mañas. Quienes lo alimentan son otros: los soviéticos han sido reemplazados por los narcoterroristas. También, parecería que ha surgido en escena una nueva amenaza al hemisferio de singular fuerza: los comunistas chinos. Hicieron una aparición importante en Panamá y han reemplazado a los soviéticos en el Caribe. Aunque no es tarea de este informe hacer una profunda evaluación de los aspectos vinculados con la inteligencia de la penetración china en el hemisferio, debe señalarse que es un nuevo elemento. Al mismo tiempo, los comunistas e izquierdistas de Estados Unidos están en pleno avance. Siguen la agenda establecida hace muchas décadas por Antonio Gramsci (1891-1937) y otros para traer el comunismo a este hemisferio a través de los muchos canales: la religión (la teología de la liberación), la prensa, las instituciones educativas en su relación con la cultura (el comunismo está vivito y coleando en las universidades del hemisferio) y el sistema judicial. Los actuales esfuerzos de Gran Bretaña, Chile, Argentina y el propio Estados Unidos (el caso Elián González es clásico a este respecto) son indicios de hasta qué punto están teniendo éxito sus esfuerzos. Desde hace muchos años, los comunistas se han dado cuenta de que el hemisferio occidental es un premio estratégico sin par. África es otro, pero pierde importancia cuando se lo compara con América del Sur en términos de recursos naturales y ubicación estratégica, así como de potencial humano. En este momento de la historia, Estados Unidos se encuentra en los primeros estadios de un desafío mayor a nuestro sistema político, concretado en la penetración de nuestro hemisferio. No está usando necesariamente medios militares tradicionales. Por el contrario, están comprometidos en esfuerzos no convencionales, que son difíciles de enfrentar para nuestro país, sobre todo cuando se entra en la zona de los derechos humanos, que ha sido el bastión de los intentos de la izquierda para abortar todos los esfuerzos tendientes a proteger la libertad del individuo en esta parte del mundo. Este problema se ha convertido en el tema central de la izquierda frente a nuestros intentos por enfrentar los problemas de droga en Colombia, Perú, Bolivia, etcétera. Los esfuerzos de los comunistas por pintar las «guerras sucias» de Chile y Argentina como sólo otro intento de la «derecha perversa» > por reprimir a la población civil, es un caso evidente de déjà vu. Sin embargo, cuando un gobierno debidamente electo de un país trata de protegerse de una insurgencia que está claramente apoyada por las drogas y tiene una ideología izquierdista apoyada por la Cuba comunista, ese gobierno se encuentra expuesto al ataque del Departamento de Estado y la prensa liberal de Estados Unidos. Evidentemente, la Casa Blanca de Clinton es el elemento clave de esta situación indignante. Pero la amenaza no se da solo en el frente militar, como en Colombia. Es mucho más complicado. La penetración económica es especialmente preocupante. Ante todo, lo más evidente es la situación del Canal de Panamá, donde Estados Unidos ha pagado para deshacerse del premio estratégico más importante del hemisferio, sino del mundo. Al hacerlo, Estados Unidos ha puesto su futuro económico a merced de una situación política muy inestable e incierta. Los hechos son > preocupantes. Los dos puertos, en el extremo Atlántico y Pacífico del Canal, > están en manos de la Compañía Hutchinson Whampoa, una empresa que tiene vínculos muy estrechos con Beijing. Al mismo tiempo, las compañías de China continental están entrando en profundidad en los diversos puertos de la Cuenca del Caribe, que son fundamentales para la economía de Estados Unidos, como Freeport en Bahamas. Concurrentemente, descubrimos que los narcoterroristas están lavando sus cientos de miles de millones a través de nuestras instituciones financieras, para no decir nada de las instituciones financieras de otros países. Esto es, por cierto, una amenaza estratégica de enormes proporciones, una amenaza sin precedentes, y estamos mal equipados para combatirla, en especial cuando el enemigo parece tener presencia en los elementos más altos de nuestro gobierno. Los bárbaros están en la puerta pero el problema es que no hay puerta. Amenaza: Las armas de destrucción masiva (ADM) se consideran un elemento de amenaza fundamental a nuestra seguridad nacional. Pero más preocupante es el hecho de que Estados Unidos, y por cierto todo el hemisferio, está amenazado y literalmente en las garras de una ADM arraigada en nuestra cultura. ¡Las drogas! * . Hay un intenso debate en torno de cómo enfrentar esta amenaza. (Este no es el ámbito para debatir la solución a dicha insidiosa amenaza, pero debe reconocerse que esta dimensión de la amenaza es un tema político importante para la próxima administración). Las relaciones civil-militares son otro tema político capital. La realidad es que los militares de América Latina, incluida la Cuba comunista, juegan un papel importante en la vida política y cultural de muchos, sino de todos los países. El papel de los militares de Estados Unidos a lo largo del siglo pasado ha consistido en ejercer una influencia modeladora en la educación y formación de los militares de nuestros vecinos hemisféricos. A pesar de los hechos, la extrema izquierda de Estados Unidos ha llevado adelante una campaña para destruir este elemento de la seguridad hemisférica. Se trata de las mismas personas que, trabajando conjuntamente con los medios de comunicación y el Departamento de Estado, han logrado asegurarse de que Estados Unidos no tenga presencia militar en Panamá, en abierta violación de los tratados. Además, de que nuestros programas de vigilancia de la droga en la región andina y caribeña estén significativamente reducidos y de que todos los esfuerzos por combatir la subversión y el terrorismo están bloqueados. El surgimiento de un militarismo izquierdista en los países andinos finalmente está obteniendo un poco de atención por parte de los medios, en la medida en que el «bolivarismo» se convierte en un grito de ataque de los comunistas y socialistas. Cuando se considera las amenazas a este hemisferio, no deben ignorarse los pronunciamientos chinos de «Guerra asimétrica». Las democracias frágiles del hemisferio son especialmente vulnerables a esta amenaza. A continuación se plantean los principales elementos geoestratégicos que siguen siendo importantes para la seguridad nacional de Estados Unidos:1. Control de los estrechos Atlánticos.2. Uso del Canal de Panamá.3. Una ruta sureña segura alrededor del Cabo de Hornos. Todos estos están dentro del escenario estratégico naval.4. Seguridad de que los países del hemisferio no son hostiles a nuestras preocupaciones de seguridad nacional.
Además, que los recursos naturales del hemisferio estén disponibles para responder a nuestras prioridades nacionales. Una «doctrina Monroe», si quieren. China es el problema estratégico más enojoso que enfrenta Estados Unidos. Combina todas las múltiples dimensiones que cualquier observador estratégico > serio debe considerar. Para quienes se inician, señalamos que tiene una dimensión interna muy importante. China, tanto comunista como taiwanesa, se ha insinuado en nuestra situación interna desde el punto de vista económico, el político –en todos los niveles, desde la Casa Blanca, al nivel local– y se está comprometiendo cada vez más desde el punto de vista cultural. Si bien no es este el lugar para revisar nuestras interrelaciones históricas, debe señalarse que el pueblo norteamericano y sus representantes electos se están volviendo cada vez más conscientes de la presencia de China y su capacidad para afectar nuestro futuro. Aunque la conciencia norteamericana ha superado la idea del «peligro amarillo» de los siglos pasados, los acontecimientos de la Guerra de Corea, Vietnam, Taiwán y los recientes debates económicos –WTO– han convertido nuestras relaciones con China (continental y Taiwán) en un creciente tema de preocupación. El tema no es sólo una preocupación del hemisferio occidental, sino que debe ser considerado en términos de estrategia global. Rusia es sólo una de estas preocupaciones. También deben considerarse India, Pakistán y, por cierto, todo el subcontinente. No se trata sólo de problemas geopolíticos, sino de que los aspectos religiosos y culturales del Islam el hinduismo y todas las otras particularidades tribales emponzoñadas vuelven cada vez más difícil el cálculo para los encargados de trazar políticas. Volviendo a este hemisferio, ante todo es preciso darse cuenta de que el > problema debe ser examinado en términos del Anillo del Pacífico y no sólo en > relación con el eje norte-sur. Los comunistas chinos están avanzando en un > ancho frente a través del Anillo del Pacífico. Están sondeando debilidades y > vacíos y, cuando los encuentran, sacan ventaja agresivamente de la situación. > No es este el lugar para un inventario completo de sus actividades y éxitos > hasta la fecha, pero la lista es impresionante. Tal vez lo más impresionante > sea su penetración en Panamá y las formas en que llenaron el vacío creado por > Estados Unidos. Ahora, en todo sentido, controlan el «punto de estrangulación» > estratégico más importante del hemisferio occidental, sino del mundo. > Tras haber logrado esto, están avanzando hacia el Cari-be, estableciendo un > sólido vínculo con Fidel Castro y apoyando esfuerzos por desestabilizar a todo > el Bloque Andino, especialmente Colombia. El sentido de «guerra irrestricta» se > está volviendo cada vez más claro. Nada está fuera de sus límites si apoya sus > metas estratégicas. Tal vez el arma más efectiva sean las drogas, a las que > siguen el lavado de dinero y la guerra cibernética / informática. Todos estos > instrumentos están astutamente ocultos y manipulados para disfrazar la > verdadera agenda y país que hay detrás del esfuerzo. Estados Unidos, y por > cierto todas las democracias del hemisferio, se encuentran en una tremenda > desventaja al enfrentarse con esta amenaza. Será el desafío de la próxima > administración dirigir la lucha contra ella. > Ya en 1996, documentos federales recientemente dados a publicidad muestran que > los comunistas chinos, en la tradición de Sun-Tzu y su Arte de la guerra, > tienen una estrategia de largo alcance para obtener el control del Canal de > Panamá. Es un paso importante de la agresiva penetración en América Latina por > parte de China, como lo ejemplifica el apoyo de la República Popular China a > los insurgentes de Colombia y sus lazos cada vez más estrechos con el castrista > Chávez de Venezuela. Se está volviendo claro día tras día que se propone > extender su influencia por todo el hemisferio, incluidos Canadá y México. > La próxima administración necesariamente se verá forzada a enfrentar > el «problema chino». Es de la máxima importancia que el hemisferio occidental > no sea ignorado ni visto como un peón de negociación.
DROGASEl pueblo norteamericano es el mayor recurso natural de Estados Unidos. Sin > embargo, el gobierno ha fracasado en combatir esta creciente amenaza. > Dado que el narcoterrorismo no ha sido reconocido como uno de los principales > factores de muerte de los ciudadanos norteamericanos en las últimas décadas, en > forma de cocaína y heroína, y dado que las organizaciones narcoterroristas no > han sido identificadas como la fuerza que impulsa la verdadera guerra química > desatada contra los ciudadanos norteamericanos y como la influencia más > corruptora de nuestra fibra moral, la llamada “guerra contra las drogas” – ese > recurso de boca para afuera de la administración Clinton en forma de unas pocos > miles de millones aquí y allá – sólo logrará, como ha ocurrido hasta ahora, > alimentar la corrupción en aquellos países donde supuestamente estamos ayudando > a combatir ese flagelo. Entre tanto, como aspecto ineluctable de cualquier > sociedad, la corrupción por medio de drogas y, en última instancia, el dinero > de las drogas, puede sacar ventaja hasta del sistema capitalista y democrático > más avanzado. Esta es una amenaza que Estados Unidos no puede permitirse > ignorar. > La Unión Soviética ha dejado de existir y el terrorismo auspiciado por el > estado está en declinación. El terrorismo, el tráfico de drogas y el crimen > organizado son reconocidos como amenazas globales para la sociedad civil. Sin > embargo, la comunidad internacional, encabezada por Estados Unidos, sigue > descuidando una amenaza todavía más insidiosa planteada por la alianza entre > organizaciones terroristas, traficantes de drogas y crimen organizado, mejor > conocida como narcoterrorismo. > Es difícil comprender por qué, pero los norteamericanos encargados de trazar > políticas parecen incapaces de comprender que, por un lado, los enemigos > ideológicos de la democracia y la estabilidad y, por el otro, el delito en > forma de drogas, tráfico de armas y lavado de dinero, mezclado con el simple > oportunismo personal, pueden ir de la mano, a pesar de que, a veces, halla > pequeños conflictos internos. > Como el narcoterrorismo contemporáneo ha sido ignorado, resulta chocante que, > en la actualidad, las drogas y el terrorismo se hayan vuelto interdependientes > en un grado inimaginable, incluso una década atrás. Desgraciadamente, muy poco > se ha hacho para destruir estas alianzas non sanctas o para anular el problema > de la droga. > El narcoterrorismo es una simbiosis mortal que desgarra los elementos vitales > de la civilización occidental, no sólo de Estados Unidos. Más aun, desde sus > comienzos relativamente modestos hace unas décadas, el narcoterrorismo se ha > vuelto cada vez más global en su naturaleza, convirtiéndose en una herramienta > y un arma predilecta esgrimida contra Occidente por sus enemigos jurados. Para > las sociedades cómodas, tolerantes y absortas en sí mismas, es una revelación > difícil de aceptar el hecho de que tienen enemigos. Que estos adversarios > usarán tanto el terrorismo como el veneno de los narcóticos en su guerra contra > tales sociedades suena a pesadilla y paranoia. ¿Cómo es posible? Sin duda, > puñados aislados de criminales pueden hacerlo. Sin embargo, quienes han > estudiado el fenómeno del narcoterrorismo dicen mucho más. Afirman que no se > trata simplemente de unos pocos individuos privados en guerra con Occidente, > Estados Unidos o su gobierno legítimo; que hay mucho más que ganancias ilícitas > en juego. > Los estudiosos del narcoterrorismo señalan que por lo menos durante varias > décadas los gobiernos han estado en el comercio de las drogas. Esto implica > decir que, en todo sentido, el narcoterrorismo se ha convertido en un fenómeno > auspiciado por el estado, fenómeno que no prospera ni aumenta sin la protección > del estado, una afirmación casi totalmente ignorada hasta la década de 1970. > Por cierto, la noción de que algunos estados auspiciaban concretamente el > terrorismo –dejando de lado por el momento los narcóticos– era una afirmación > escandalosa hace sólo unas décadas. Ahora, el Departamento de Estado > ha “desintensificado” la retórica, incluso cuando se refiere a tales estados; > ya no se los identifica como “estados bribones”, sólo son motivo de > preocupación. > El narcoterrorismo ha sido ignorado hasta ahora a causa de lo que se consideran > otras prioridades políticas. Si esto prosigue, tendrá como resultado una mayor > intensificación. El anterior fracaso en reconocer el narcoterrorismo ha ayudado > a crear una infraestructura que funciona con tanto éxito e independencia, que > los países de mediano tamaño de nuestros días, como Colombia, virtualmente han > abandonado la soberanía nacional de grandes zonas del país en manos de estos > regímenes narcoterroristas. > El legado de Clinton en el campo de las drogas estará marcado por un profundo > cambio en la actitud del público hacia el uso ilegal de drogas y la > drogadicción. Esta transformación fue posible gracias a un movimiento bien > organizado y financiado a favor de la legalización, el cual disfrutó de la > aprobación tácita del Presidente que “no inhaló”. > Como la mayoría de los expertos en hacer cumplir la ley y en el trazado de > políticas está de acuerdo en que la “guerra contra las drogas” lanzada por > Nixon en 1970 se ha perdido, el público se ha vuelto a la vez indiferente y > escéptico respecto de la disposición de las autoridades a enfrentar seriamente > el problema. Una red mundial creada por ricas organizaciones internacionales > con el único propósito de legalizar las drogas –que coincidentemente legalizará > miles de millones de narcodólares– se aprovechó de estas dudas y gastó millones > en propaganda para reducir el estigma moral asociado con la drogadicción. > Apuntó al arraigado sentido de responsabilidad personal y propagó, en cambio, > una mentalidad de víctima, redefiniendo a los drogadictos como víctimas de una > enfermedad tratable. Este cambio no se produjo de la noche a la mañana, llevó > dos administraciones Clinton. Pero, a menos que se forme un liderazgo > fuertemente comprometido y se hagan serios esfuerzos, puede resultar imposible > revertir las influencias económicas, sociales, culturales y morales del > movimiento a favor de la legalización de las drogas en Estados Unidos y las > consecuencias que ha tenido hasta el momento la legalización de la “marihuana > médica”. > George Soros está entre las figuras públicas más prominentes que prestan su > voz –y su respetabilidad– a la cacofonía de la legalización. > El apoyo financiero tanto como político y social del movimiento a favor de la > legalización viene de una amplia diversidad de gente y organizaciones: George > Soros, Robert McNamara y Walter Cronkite estén entre las figuras públicas más > prominentes que prestan sus voces –y su respetabilidad– a la cacofonía de la > legalización. La Organización Nacional para la Reforma de las Leyes de la > Marihuana (NORML), la Organización Homosexual ACT-UP, la Fundación de Políticas > Relativas a Drogas, el Instituto Lindesmith, la RAND Corporation y el Instituto > CATO, la Unión Americana para la Libertad Civil (ACLU), la Asociación Americana > de Abogados (ABA), la Fundación McArthur, el Fondo Siglo Veinte, la Carneghie > Corporation, la Fundación Soros, la Fundación Robert Wood Johnson, la Fundación > Ford, MCI y ETNIA. Entre los políticos se cuentan: el representante Frank > Barney (demócrata de Massachussets), el político demócrata Charles Cobb, la ex > Cirujana General Joselyn y notables de Hollywood como David Geffen y Richard > Dreyfuss y los autores Michael Crichton, Christopher Lehmann-Haupt, John Le > Carr, Jorge G. Castañeda y Gabriel García Márquez, para nombrar a unos pocos. > El movimiento a favor de la legalización avanza en todos los frentes. > Adaptándose a diferentes grupos de votantes, transforma el tema según la > audiencia. A los economistas les dice que la prohibición simplemente no es > eficiente desde el punto de vista del costo. A los encargados de hacer cumplir > la ley, les señala que no hay nada peor para la ley que la falta de respeto por > la ley, que es lo que genera la guerra contra las drogas, de la misma manera en > que la Prohibición lo hizo en los años 20. A los padres les dice que es mejor > saber lo que sus hijos están haciendo que forzarlos a los callejones secretos; > mejor dejarles comprar sus “drogas recreativas” en la cafetería de la esquina > que en barrios dudosos. Ante las personas preocupadas por la salud alega que la > cocaína es una “fuente única de vitaminas y minerales” (especialmente para los > pobres) y que la marihuana es un mágico calmante del dolor y que su uso > constituye un “derecho civil”. Por cierto, las posibilidades son infinitas para > aquellos que quieren entrar en el negocio de decirles a los norteamericanos > cómo “reparar” su sociedad “hipócritamente represiva”. “Es importante > considerar a las drogas un tema de derechos humanos”, afirmó el Director del > Centro Lindesmith de Soros, “este (las drogas) es un tema falso. La gente > quiere cambiar su estado mental porque no tiene empleo, se encuentra en estado > de privación ... y es mentira que la violencia sea causada por los > drogadictos ... el daño surge de las leyes contra la droga, no de las drogas”. > Estas son las voces actuales que tratan de establecer un nuevo clima > intelectual. Agregan que la desconfianza norteamericana a las drogas es una > expresión de sus obsesiones; la gente que se opone a las drogas, según esta > escuela de pensamiento, también se opone a aceptar el sexo, el rock and roll, > la diversión, la libertad y el amor. > El movimiento a favor de la legalización está lejos de ganar la “guerra contra > la guerra”. Pero si los defensores de la legalización triunfan, no sería la > primera vez que la persistente contracultura, conducida por individuos de > elevada educación, formados en instituciones de elite, con gran financiamiento > y apoyados por muchos miembros de los medios de comunicación, es capaz de > revertir creencias profundamente arraigadas y la voluntad de la mayoría del > pueblo norteamericano. > Pero los defensores de la legalización de las drogas no se detienen en > la “marihuana médica”. La Fundación de Políticas Relativas a las Drogas (DPF) > con sede en Washington y la Fundación Tides de San Francisco, que se benefician > de la largueza del multimillonario George Soros, apoyan políticas alternativas > sobre drogas, en especial la “reducción del daño” y los programas de > intercambio de agujas, a través de los cuales financian la distribución de > equipos seguros para consumidores de crack: el equipo para el consumidor “Piper > (Crack) Smokers” que incluye parafernalia e instrucciones para “uso seguro” > y “cosas que no deben hacerse”, y el panfleto “Shoot Smart, Shoot Safe” > (inyéctese bien, inyéctese con seguridad) que tiene “indicaciones para > inyectarse crack con seguridad”. Este folleto parece marcar un nuevo desarrollo > en la campaña a favor de legalizar o medicalizar las drogas ilegales. Además de > instrucciones sobre “cómo hacerlo”, el folleto contiene fotos mostrando la > forma correcta de inyectarse. Una persona que nunca usó crack antes, encontrará > instrucciones muy útiles. Los equipos y las agujas gratis se distribuyen a > través de programas de intercambio de agujas de los Departamentos de Salud de > Filadelfia y Bridgeport. > Los incesantes esfuerzos y los muchos millones de dólares de Soros han > significado un gran cambio: respaldar la “medicalización”, “despenalización” > o “legalización” de las drogas se ha convertido en la actitud políticamente > correcta. Hasta las políticas de drogas norteamericanas están ahora más > centradas en el “tratamiento” que en la “guerra”. Una señal de tormenta: > nuestros repetidos esfuerzos por obtener una directa condena de la distribución > de equipos de uso seguro de crack para el consumidor por parte de Barry R. > McCaffrey, el Zar nacional de la droga, fueron ignorados. > Soros ahora dice que no apoya la legalización de las drogas. Lo que hace, según > él, es ayudar a “combatir los males de las leyes contra las drogas”. Y dado que > la prohibición de las drogas no funciona será más realista, afirma, > ofrecérselas a quienes las necesitan. Enseñar a los adictos la adecuada > administración de drogas ilegales, incluido el crack, reduciría su daño, > afirman Soros y sus activistas a favor de las drogas. > Esta creciente ofensiva contra la guerra antidrogas se produce en un momento en > que el público norteamericano duda cada vez más; el actual gobierno > norteamericano se está retirando de la guerra contra las drogas y el resto del > mundo está siguiendo el ejemplo de Estados Unidos. > El rostro del terrorismo –una amenaza reconocida– ha cambiado desde el fin de > la Guerra Fría y también los métodos que Estados Unidos y otros países han > desarrollado para contenerlo y combatirlo. Algunos con más éxito que otros y > algunos que esperamos no averiguar. > Pero dado que el narcoterrorismo no ha sido reconocido como uno de los > principales factores de muerte de los ciudadanos norteamericanos en las dos > últimas décadas –en la forma de cocaína y heroína– , sigue siendo alusiva. Las > organizaciones narcoterroristas no han sido identificadas como la fuerza que > impulsa la verdadera guerra química desatada contra los ciudadanos de Estados > Unidos. Su contribución directa a la influencia más corruptora de nuestra fibra > moral, el uso de drogas, ha sido ignorada por décadas y la llamada “guerra > contra las drogas”, esa política de boca para afuera de la Administración en > forma de unos pocos miles de millones aquí y allá, sólo alimentará, como lo > hizo en el pasado –con otra ayuda norteamericana y extranjera y ayuda de otras > organizaciones internacionales, con pocas o ninguna condición adjunta y todavía > menos control de la puesta en práctica y la responsabilidad del programa– la > corrupción en los países a los que supuestamente estamos ayudando a combatir > este flagelo. > John Featherly, un ex funcionario de alto nivel de la DEA, sugiere que Estados > Unidos sabe quiénes son los narcoterroristas. “Conocemos sus raíces, dónde > viven, dónde cultivan y producen las drogas, así como la forma en que corrompen > y a quiénes corrompen. Sin embargo, hacemos poco por detenerlos. Si Estados > Unidos se tomara con seriedad la ‘guerra contra las drogas’, daría los medios y > fondos necesarios para librar realmente una guerra contra las drogas en su > fuente, usando métodos especiales que el gobierno tiene a su disposición. > Pueden no ser los métodos más populares, pero cumplirán la tarea y reducirán a > la mitad la cantidad de adictos que mueren, las infecciones de SIDA, el delito > y la degeneración moral de millones de norteamericanos. Los beneficios en > cuanto al costo de liberarnos de este flagelo van mucho más lejos que el > alboroto político por parte de quienes tienen parte en el negocio. Sin embargo, > queda claro que en todos los frentes falta la voluntad política de combatir con > seriedad este flagelo”.
> Décadas después de que la guerrilla izquierdista colombiana adoptara el > narcoterrorismo como su medio principal para lograr sus objetivos políticos, > sigue beneficiándose de un extraño caso de “ceguera voluntaria” entre los > norteamericanos encargados de trazar políticas. A pesar de una aceptación > general del Zar de las drogas, Barry McCaffrey, mientras testificaba en el > Congreso y en muchas otras ocasiones que el problema de Colombia había > alcanzado proporciones de “emergencia”, la administración Clinton y el Congreso > parecen incapaces de manejar a la situación. Tanto las soluciones ofrecidas por > el Congreso como por la Secretaria de Estado Madeleine Albright para la guerra > desatada en Colombia serían adecuadas para un conflicto político, pero la lucha > en Colombia no es de corte político, sino por dinero y por el poder que éste > da. Y está librada por una despiadada organización delictiva internacional. > Por cierto, los poderosos tentáculos de los narcoterroristas colombianos están > amenazando con convertir a la más antigua democracia sudamericana en su primera > narcocracia, planteando así una amenaza de seguridad para todo el continente. > Como todos lo sabemos, se ha cobrado decenas de miles de vidas de colombianos > inocentes, al par que corrompía las instituciones políticas del país y > arruinaba su economía. Sin embargo, en lugar de plantear una guerra > incondicional para liberar a Colombia de esta amenaza, se ha optado por > conversaciones de paz para resolver un conflicto criminal y para tranquilizar a > peligrosos criminales que se encubren bajo una agenda política, la cual, si se > la observara de cerca, revelaría un plan de pesadilla tendiente a que > criminales despiadados, en camino hacia el Palacio Presidencial, impusieran un > gobierno totalitario. Como es lógico, los previos intentos norteamericanos de > ayudar con las negociaciones han fracasado, Y hay escasas expectativas de que > la futura ayuda norteamericana o la intervención diplomática cambien la > situación. > En una declaración poco tomada en cuenta pero verdaderamente reveladora de mayo > de 2000, las FARC anunciaron que iban a poner en vigencia su Ley General Nro. > 2, que impone impuestos a los ricos. Sin embargo, las FARC se negaron a revelar > su Ley Nro. 1, que prometieron dar a conocer sólo cuando estén en el poder. > Claramente, llegar al poder no está fuera de su alcance, considerando que > controlan alrededor del 50% del país y que tienen una fuerte presencia en las > afueras de Bogotá. Y por lo que sabemos de las FARC hasta ahora, es razonable > suponer que cuando lleguen al poder, si lo logran, su sistema de gobierno será > totalitario, algo que se cuidan de publicitar de antemano por temor a perder > apoyo popular. Tal vez, como condición para su próxima negociación con ellos, > Pastrana debería exigir que hicieran pública su Ley N° 1. > Las drogas ilegales proveen a los narcoterroristas ingresos anuales que están > entre los 750 y 1000 millones de dólares sólo en Colombia. No es llamativo que > nieguen su compromiso en el comercio de drogas. Pero es sorprendente que el > presidente colombiano Andrés Pastrana apoye su declaración, afirmando que “no > hay pruebas de que las FARC sean narcotraficantes”, en una entrevista del año > pasado al diario argentino Clarín. Por el contrario, afirma Pastrana: “ Las > FARC siempre dijeron que están interesadas en erradicar las plantaciones > ilegales”. Y el Zar norteamericano de las drogas, Barry McCaffrey, aunque > señaló el vínculo entre los traficantes de drogas y los guerrilleros, afirma > que sólo “dos tercios (de los terroristas) se benefician financieramente de > esta asociación”. > ¿ Por qué estas indignantes declaraciones que desafían las pruebas y el sentido > común? ¿ En interés de quién se defiende esta ficción? ¿ Por qué mantener vivo > el mito de que hay diferencia entre los terroristas y los traficantes de drogas > en Colombia? ¿ Por qué darles respetabilidad y legitimidad, manteniendo la > ficción de que estos codiciosos delincuentes tienen una “agenda social y > política”? ¿Alguien piensa realmente que cerrando los ojos a su compromiso con > las drogas los “socializaremos” y los atraeremos al escenario político > democrático? > Muchos reconocen que la política exterior norteamericana en América Latina a > menudo ha fracasado. La era posterior a la Guerra Fría exige que Washington, > sobre todo, mantenga la apariencia de no interferir en los asuntos internos de > los otros países, incluido el terrorismo interno. Por lo menos, esa sería la > política hasta que alguna crisis catastrófica impredecible forzara a Washington > a enfrentarse con la destrucción de la sociedad civil por parte de > organizaciones criminales en un país tan importante como Colombia. > Eso puede plantearse más temprano que tarde. Según informa la Oficina General > de Cuentas (GAO), las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el > Ejército de Liberación Nacional (ELN), es decir, las dos organizaciones > narcoterroristas guerrilleras colombianas, son responsables de la creciente > producción de heroína y cocaína del país. Según proyecciones de la GAO, la > heroína de Colombia, que ya es la fuente principal para el este de Estados > Unidos, aumentará en un 50 % en los próximos dos años. Y las 165 toneladas de > cocaína, que terminaron en las calles de Estados Unidos en 1998, aumentarán, > por lo menos, a 250 toneladas en el año 2001. > La amalgama de tráfico de drogas y terrorismo empezó a principios de los años > ochenta como un matrimonio de conveniencia política. El incentivo económico > para la guerrilla izquierdista era claro: el dinero proveniente de la droga le > ofrecía los recursos para llevar adelante su revolución. A cambio, los > traficantes de drogas recibían protección de los guerrilleros y asesinos > formados para cumplir actos de intimidación. Aunque los motivos de los dos > parias eran diferentes, su meta común era desestabilizar y socavar al gobierno. > Pero hacía tiempo que los llamados “rebeldes marxistas” habían reemplazado su > agenda “social” por el lucrativo negocio de las drogas. La negación de los > cambios que tuvieron lugar ha ayudado a los narcoterroristas a tomar el control > de más del 50 % del territorio colombiano. Pero se nos dice que esta pérdida > fue un “gesto de buena voluntad por parte de Pastrana” hacia los rebeldes. Y > según la secretaria Albright, el amplio crecimiento en la oferta de drogas no > es causado por los narcoterroristas sino por “nuestra (norteamericana) demanda > de drogas”. Tales negaciones ayudan a los narcoterroristas en su salvaje > destrucción del país. También ayudan a otros elementos de nuestra sociedad a > pedir la “legalización de la droga”. Es difícil pensar en una forma mejor de > terminar con la democracia en América que drogándola. > Y no hay alivio a la vista. Las sucesivas negociaciones entre el gobierno > colombiano y las FARC nunca fueron significativas, porque los rebeldes no > tienen ninguna agenda real, salvo proseguir con su aprovechamiento de las > drogas para expandir su poder político. > La realidad geopolítica es que el tráfico de drogas reconoce cada vez menos > fronteras nacionales. La guerrilla colombiana amenaza regularmente con ejercer > represalias en los países vecinos dispuestos a ayudar a Estados Unidos a > combatir el tráfico de drogas. Para librar ineficazmente esta guerra en todo el > mundo, Estados Unidos ha gastado muchos millones, con una estrategia en > constante cambio y, en consecuencia, con muy pocos triunfos que exhibir. > Conocemos el profundo compromiso de los carteles colombianos en México y la > utilización que hacen de sus traficantes en México o para mover grandes > cantidades de su “producto” dentro de Estados Unidos. Esta es la prueba de que > la enfermedad del narcoterrorismo es internacional, está creciendo, sus > tentáculos se están expandiendo en todo el Tercer Mundo e infiltrándose en la > vida cotidiana de los países industriales, sobre todo Estados Unidos. > Detener los asesinatos masivos, los abusos de los derechos humanos y otras > atrocidades fueron motivo suficiente para ir a la guerra en Kosovo. Pero, en > apariencia, condiciones similares y hasta peores no justifican poner fin a una > prolongada guerra perversa que se ha cobrado decenas de miles de vidas en la > última década, ya ha corrompido y subvertido las instituciones democráticas en > toda la región y ha destruido y está destruyendo el sistema de libre mercado, > está desestabilizando y corrompiendo los sistemas financieros en todas las > Américas y planteando una creciente amenaza a la estabilidad de la región. Si > bien es un aspecto ineluctable de toda la sociedad, la corrupción por medio de > drogas y, en última instancia, el dinero surgido de las drogas puede sacar > ventaja hasta del más avanzado y democrático sistema capitalista. Esta es una > amenaza que Estados Unidos no puede permitirse ignorar. > Nuestra meta debe ser un enérgico esfuerzo para impedir que el narcoterrorismo > desestabilice la región y se produzca “colombianización” de los países vecinos. > > > DEMOGRAFÍA > El poder demográfico es crítico en las Américas. La población de 171,8 millones > de habitantes del Brasil sobrepasa la de la América del Sur española > (Argentina, 36,7; Bolivia, 7,9; Chile, 14,9; Colombia, 39,3; Ecuador, 12,5; > Paraguay, 5,4; Perú, 26,6; Uruguay, 3,3; Venezuela, 23,2), que totaliza 164,8 > millones. > Estas cifras de población no alcanzan a indicar la inmigración interamericana: > la de los bolivianos, brasileños y paraguayos a la Argentina, los brasileños a > Uruguay y Paraguay y los dominicanos y colombianos a Venezuela. Similares > condiciones existen en América del Norte, donde la población de Estados Unidos, > de 272,6 millones de habitantes, sigue sobrepasando la de América Central > (Cuba, 11,1; Costa Rica, 3,7; República Dominicana, 8,1; El Salvador, 5,8; > Guatemala, 12,3; Haití, 6,1; Honduras, 6,0; México, 100,3; Nicaragua, 4,7; > Panamá, 2,6) que llega a 159,9 millones. > La población actual de las Américas ha sufrido un drástico cambio en los dos > últimos siglos. En 1800, la población de 5,3 millones de habitantes en Estados > Unidos era sobrepasada a razón de más de cinco a uno por los estimados 26,4 > millones de América Latina (Brasil, 3 millones y América Hispana, 23,4 > millones), pero en 1850 Estados Unidos se estaba emparejando al alcanzar unos > 23 millones. La igualdad y leve superioridad demográfica de Estados Unidos > alrededor de 1910, con 92 millones frente a 63 millones de habitantes, finalizó > en 1950, cuando América Latina superó el censo de los Estados Unidos de 150,6 > millones de habitantes. En cuanto al año 2000, América Latina disfruta de una > ventaja récord de unos 497 millones, frente a 273. > Una situación similar existe en Europa, donde las tasas de natalidad > declinantes y una población envejecida se combinan con programas de > trabajadores invitados que han atraído a millones de musulmanes. Alemania ha > recibido un constante flujo interno de extranjeros y ahora se dice que Berlín > es la segunda ciudad turca más populosa.
En cuanto a la capacidad del Acuerdo del Libre Comercio de América del Norte > (NAFTA) de 1994 de crear riquezas para la masa de los mexicanos, contrariamente > a los esperado ha ampliado la brecha entre los que tienen y los que no tienen > en México, país que ha sido incapaz de alimentarse a sí mismo desde la década > de 1950. El NAFTA ha arrancado a los campesinos y los indios de sus parcelas y > tierras comunales a raíz de la baja de impuestos a la importación de productos > alimenticios provenientes de la industria agrícola norteamericana y canadiense. > Para alejarse de sus posesiones ancestrales, esta gente enfila hacia el norte. > Pero las industrias fronterizas –maquiladoras– tienen exceso de personal y > prefieren emplear mujeres, de manera que los refugiados económicos siguen > avanzando hacia los estados fronterizos de California (37 % de hispanos), > Arizona (22 % en 1999; mayoría en 2006-2008), Texas (30 %) y, más hacia el > norte, al Medio Oeste, en especial Iowa y Minnesota. > En consecuencia, la población hispana es uno de los segmentos de crecimiento > más rápido de la población de Estados Unidos. Entre 1980 y 1999 la cantidad de > hispanos llegó a más del doble, pasando de 14,6 a 31,2 millones, de los cuales > un 30 % no son ciudadanos, según la Oficina de Censos. El rápido crecimiento de > la población hispana se daba a la inmigración y a una tasa de fertilidad más > alta que la de la población no hispana. Por ejemplo, la tasa de fertilidad de > cada 100.000 mujeres entre 15 y 44 años era de 65,0 en 1998; para las mujeres > hispanas era de 102,8. Las madres mexicano-norteamericanas tenían la tasa más > alta de fertilidad de todas: 116,6 nacimiento cada 100.000 mujeres entre 15 y > 44 años, aproximadamente el doble de la tasa correspondiente a las mujeres > cubano-norteamericanas. > Dentro de los próximos diez años la Oficina de Censos prevé que la población > hispana se convertirá en la mayor minoría de Estados Unidos, sobrepasando a los > negros quienes en 1990 superaban a los hispanos en unos ocho millones. Pero en > el 2010 las proyecciones indican que los hispanos totalizarán 39 millones, > según la Oficina de Censos, frente a 38 millones de negros. > ¡El poder demográfico cuenta! Estados Unidos es una nación de inmigrantes y, > aunque algunos grupos hispanos radicales hablan de Reconquista y Aztlan, la > mayoría aspira a ser americanizado. Sin embargo, el sistema educativo > norteamericano le ha fallado a esa gente, dado que sólo hay cuatro soluciones a > los problemas de las minorías –la segregación, la integración, el transporte y > la liquidación– y la meta es la asimilación, las escuelas deben, como > preconizaba John Dewey, enseñar inglés, democracia e historia norteamericana. > Más aun, con el fin de hacer más lento el éxodo de estos mexicanos talentosos y > trabajadores hacia el norte, el NAFTA debería alentar, tal como se planeó > originalmente, una distribución geográfica de las plantas industriales y de > montaje en toda la República y no sólo en la frontera del norte, no > exclusivamente con el fin de distribuir la riqueza de manera más equitativa, > sino de mantener y reforzar la familia y cultura tradicional de los pueblos > hispánicos. En consecuencia, el poder demográfico cuenta en América del Sur, en > Eurasia y en América Central, donde Estados Unidos representa las puertas del > cielo para millones de inmigrantes hispanos. ¿Debería continuar este ingreso > masivo, que trae olas de narcóticos ilegales? La Oficina de Censos estima que > la población de Estados Unidos llegará a 404 millones en 2050 y a 571 millones > en el 2100, mientras que, sin la masa inmigratoria, el total para el 2100 sería > de 377 millones. Las preguntas son: ¿permitiremos que continúe esta inundación? > ¿Será asimilado e integrado este flujo en la cultura y la sociedad > norteamericanas? ¿O servirá como involuntario instrumento de desintegración y > de caos económico y social?. > Se oyen diferentes voces. El vicegobernador Cruz Bustamante de California pide > otra amnistía al estilo Clinton –idéntica a la legalización por parte del > Presidente de 800.000 nuevos ciudadanos, justo a tiempo para votar en 1996–, al > igual que el gobernador Gary E. Johnson, de Nuevo México. Otros, como Harry > Cisneros y Jack Kemp, instan a un aflojamiento de las reglas de inmigración y > naturalización norteamericanas y hasta piden fronteras abiertas, tal como lo ha > propuesto el presidente mexicano recién elegido, Vicente Fox, mientras que el > gobernador de Texas, George W. Bush en un esfuerzo por proteger el recurso > natural más grande de Estados Unidos –su pueblo–, ha propuesto entregar 50 > millones de dólares a los estados de la frontera sur para contrarrestar el > contrabando de drogas que va de la mano con la inmigración ilegal. > > DEUDA > > Las naciones de las Américas han estado en deuda desde la independencia. > América Latina cambió la tutela política española y portuguesa por el dominio > comercial y financiero de Gran Bretaña, que también controlaba las rutas > comerciales marítimas. Estados Unidos también dependía de la inversión europea, > pero se las arregló para liberarse de la Armada Real, completando el > ferrocarril transcontinental en 1869 y reemplazando militarmente a Gran Bretaña > en la Cuenca del Caribe en 1898. Más aun, a medida que Inglaterra se > desindustrializaba, surgían centros financieros en Frankfurt y Nueva York, > aparecían empresarios, inversores, avales y banqueros alemanes y > norteamericanos. En 1898, J. P. Morgan, Kuhn Loeb, Brown Brothers, J & W > Seligman y Lee Higginson, junto con United Fruit estaban actuando en el Caribe, > América Central y México. Entonces el National City Bank abrió sucursales en > todo el hemisferio y en 1910 Estados Unidos surgió como exportador de capital. > La prosperidad reinó –exceptuando a México, que quedó en bancarrota por la > Revolución de 1910-28, y Argentina, que se vio hondamente sacudida por la > recesión de 1923– hasta la Gran Depresión. En 1933, todos los países > latinoamericanos excepto Haití, ocupado por infantes de marina norteamericanos, > habían entrado en cesación de pagos. Enfrentados a una tasa de cesación de > pagos del 71,8 %, los inversores norteamericanos se fueron. Las sucursales > bancarias cerraron y las exportaciones norteamericanas cayeron en un 69 % entre > 1929 y 1932. > La Ley de Bancos de 1933 prohibió la especulación de ultramar. Sin embargo, el > Nuevo Acuerdo fundó el Export-Import Bank y la semioficial Asociación de > Protección de Tenedores de Bonos Extranjeros. Se reinició la atención del > servicio de la deuda y los pagos de intereses –en muchos casos con reducción de > las tasas de interés y del capital adeudado– pero hizo falta la Segunda Guerra > Mundial para salvar la situación. La inversión directa había caído entre 1929 y > 1940 de $ 3,5 a $ 2,7 miles de millones, pero la inversión (valor de libros de > las empresas) se revitalizó entre 1946 y 1955 de $ 3,0 a $ 6,4 miles de > millones, sobre todo en centros petroleros, minerales y fabriles como Brasil, > Venezuela, México y Chile. Argentina, antes una favorita, fue en general > ignorada a causa de las políticas de capitalismo estatal de Juan Domingo Perón. > América Latina también recibió alrededor de la mitad de los préstamos del Exim > Bank durante la década de 1950 e instituciones norteamericanas –Bank of > America, First National City Bank, Chase Manhattan, Chemical and Grate National– > empezaron a participar mínimamente en los préstamos del Banco Mundial a > América Latina. > El aflojamiento de la Guerra Fría y la llegada de Fidel Castro a Cuba en 1959 > indicaron al Fondo Monetario Internacional, el Banco Internacional para > Reconstrucción y Desarrollo y el Banco Interamericano de Desarrollo la > necesidad de que ampliaran sus actividades. En la década de 1960, nuevamente > empezaron a aparecer en el mercado emisiones de bonos, incluso mexicanos. Las > sucursales de bancos, encabezadas por el First National City, aumentaron de 47 > en 1960 a 149 en 1970 y otra fuente de crédito –el mercado de divisas europeo–
> se abrió para América Latina. > La Alianza para el Progreso, iniciada en la década de 1960 sostuvo las > economías de América Latina con limitado éxito durante dos décadas, pero la > crisis del petróleo de 1973 afectó las ganancias por exportaciones de la > mayoría de las naciones latinoamericanas, con la excepción de Venezuela y > México. La deuda subió, la inflación aumentó, la inquietud y la privación > prevalecieron. La inversión de Europa Occidental y de Extremo Oriente –en > especial Corea del Sur, encumbrada desde que el presidente Carter anunció el > retiro de las fuerzas norteamericanas– facilitó la situación durante un breve > tiempo. > En 1982, México, Argentina y en cierta medida Brasil estaban en terribles > apuros. El comienzo de la administración Reagan, con su emisión de los bonos > Brady, y sin embargo temporariamente trajo estabilidad, pero México, en > especial, osciló al borde de la bancarrota en 1992 y de nuevo en 1994. Al año > siguiente, los obispos católicos de América Latina convocaron a una Conferencia > Episcopal en ciudad de México. Deploraron la deuda externa, pidieron una > cancelación o moratoria y afirmaron que las naciones de América Latina entre > 1980 y 1990, ¡habían pagado intereses de $ 418.000 millones sobre préstamos > originales que totalizaban $80.000 millones! > El NAFTA, sin embargo, salvó a México: se permitió la entrada de bancos > extranjeros y comenzó lo que se conoce, al sur de la frontera, como el Régimen > Rubin. El Congreso mexicano aprobó la asignación de $ 60.000 millones para > cubrir la cesación de pagos bancarios, pero los bancos norteamericanos estaban > a la defensiva. Los bancos españoles, supuestamente financiados por los > narcodólares de la mafia rusa, cubrieron el continente en lo que se llegó a > conocer como La Reconquista de las Américas . Cosa que no es para extrañarse, > pues se sabía que barcos rusos comerciaban armas en el Golfo de Urubá con > narcoguerrilleros marxistas a cambio de dinero surgido de la cocaína y que las > minúsculas Islas Caimán habían emergido como el quinto centro financiero del > mundo. > América Latina y el Caribe están gravemente endeudados al entrar en el nuevo > milenio, como demuestra el Cuadro 1. > Por desgracia, Estados Unidos también carga con el grave peso de una deuda > pública de $5.646.486.-626.691,13 al 1° de junio de 2000, mientras que el > déficit comercial de 1999 subió a un récord de unos $300.000 millones. Estados > Unidos, en consecuencia, está a merced de los acreedores extranjeros, así como > de aquellas personas de afuera que tienen dólares estadounidenses en efectivo, > divisa de reserva. Los pueblos de las Américas, del Norte y el Sur, enfrentan > un oscuro futuro financiero y una posible vuelta a condiciones coloniales.
DESINDUSTRIALIZACIÓNLa desindustrialización puede ser definida como la transferencia de fábricas, > plantas fabriles y de montaje y otras instalaciones mecánicas de una nación a > otra. Los motivos de traslado son principalmente económicos: mano de obra > barata, falta de sindicatos independientes, impuestos más bajos, transportes > superiores, vigencia laxa de leyes ambientales, funcionarios flexibles, > proximidad a mercados masivos y problemas de seguridad. > Gran Bretaña fue el primer país en sufrir el proceso de desindustrialización. A > partir de 1870, los empresarios ingleses fueron reemplazados por capitalistas > financieros de la City, quienes estaban más interesados en ganancias inmediatas > que en una productividad a largo plazo. La investigación y el desarrollo > sufrieron y disminuyeron los nuevos productos (sic). En consecuencia, Alemania > y Estados Unidos, ayudados por la inversión inglesa y la transferencia de > tecnología, se pusieron al frente. Pero en la década de 1990 la > desindustrialización golpeó a las Américas. > En 1991, el Tratado de Asunción estableció el MERCOSUR. Argentina, Brasil, > Paraguay y Uruguay formaron un mercado común. Bolivia y Chile se unieron más > tarde como miembros asociados y el Pacto Andino –Colombia , Ecuador, Perú y > Venezuela– están negociando su admisión en el 2003. > El comercio ha prosperado entre los miembros del MERCOSUR. Pero Argentina y > Brasil, que habían sido pioneros de la industrialización en América Latina con > la sustitución de importaciones durante la Primera y Segunda Guerra Mundial – > Argentina se puso al frente de toda la región bajo Perón– están cambiando su > situación. Argentina, en el contexto del MERCOSUR, ha perdido la industria > automotriz, la de indumentaria y la textil ante Brasil, donde los sueldos son > más bajos, lo que ha dejado a Argentina con un 14 % de desempleo a mayo de > 2000. Una situación similar existe en el Caribe y América Central. La > Iniciativa de la Cuenca del Caribe (CBI) de 1982 buscaba unir a las repúblicas > del mar interior y América Central –República Dominicana, Haití, Costa Rica, > Honduras, El Salvador y Guatemala (la Nicaragua sandinista al principio estaba > excluida)– en una Asociación de Libre Comercio con Estados Unidos. Los > empresarios norteamericanos se lanzaron en masa a estas tierras, especialmente > en operaciones textiles, de indumentaria y montaje. Pero el Acuerdo de Libre > Comercio de América del Norte de 1994 entre Estados Unidos, Canadá y México > cambió la situación. Abandonando el CBI a causa de la mano de obra todavía más > barata y la proximidad con el mercado norteamericano, los inversores > norteamericanos y de Lejano Oriente trasladaron sus operaciones de > indumentaria, textiles y microchips a las maquiladoras de México. Inicuamente > se supuso que estarían desparramadas por toda la república, pero ahora están > concentradas, bajo la administración no mexicana, a lo largo de la frontera que > va del Golfo de México al Pacífico, y llegan a unas 4000, empleando alrededor > de un millón de obreros. El desempleo aumentó inmensamente en la zona del CBI. > Actualmente, por ejemplo, llega al 25 % en El Salvador. El NAFTA también ha > acelerado la desindustrialización de Estados Unidos. > Desafiados por Lejano Oriente, los industriales norteamericanos empezaron a > transferir fábricas, hilanderías, plantas de computadoras, de fabricación y > montaje durante la década de 1960. En la de 1980, había surgido un cinturón de > viejas industrias en Ohio, Indiana, Illinois y estados del Medio Oeste. Dayton, > Ohio, por ejemplo, perdió las instalaciones de National Cash Register, a pesar > de que la sede empresaria principal de NCR sigue allí al igual que algunas > plantas de montaje automotor. Esta tendencia se aceleró en toda la nación con > el NAFTA, que se aprobó a las apuradas durante una sesión del Congreso formada > por representantes a punto de terminar su mandato y que prometió retener a los > obreros norteamericanos desplazados. La desindustrialización ha avanzado sobre > todo en la industria automotriz, del acero, de equipamiento de ferrocarriles, > textil, de aviones y de microchips. Otros factores, como la seguridad, también > incitan a la desindustrialización. > SONY, que emplea a 13.000 personas en Tijuana, Mexicali y Nuevo Laredo está > considerando dejar México, donde el empleo en empresas japonesas solamente en > Baja California totaliza unos 51.000 empleados, según cifras de mayo de 2000. > La seguridad pública es tan laxa y el delito tan generalizado y violento que > los japoneses están contemplando mudarse a un lugar menos peligroso. Esta > situación hostil ha reducido la rentabilidad y ha puesto en peligro al personal. > La desindustrialización de algunas naciones del hemisferio occidental está > acelerándose y los grandes perdedores son Argentina, las repúblicas de la CBI y > Estados Unidos, que se vio todavía más debilitado con el Tratado de Kyoto > Clinton-Gore de 1997, el cual impuso graves regulaciones ambientales a los > fabricantes norteamericanos pero eximió de ellas a las naciones en desarrollo. > Brasil y México, apoyados por inversores de Estados Unidos, Lejano Oriente y > Europa son los ganadores. Sin embargo, la privación económica, junto con la > concentración de instalaciones industriales y de montaje en San Pablo y a lo > largo de la frontera mexicano-norteamericana ha provocado inquietud social, > implosión institucional y degradación ambiental. En consecuencia, el > capitalismo democrático, tal como lo planteó de manera pionera Henry Ford y que > le permitía a los obreros y obreras comprar sus propios productos, ha sido > socavado por los bajos sueldos. No es extraño que la democracia populista > posterior a la Guerra Fría esté en pleno surgimiento.
DEMOCRACIA POPULISTA > POSTERIOR A LA GUERRA FRÍAMuchos creyeron, incluido el prominente especialista Francis Fukuyama, que con > el fin de la Guerra Fría capitalista /soviética y la casi universal adopción > de las instituciones económicas capitalistas por parte de las naciones del > mundo, íbamos a experimentar “el fin de la historia”. Nada podría estar más > lejos de la verdad. La globalización de las instituciones capitalistas, a pesar > de que se trata de motores excepcionalmente poderosos de desarrollo y cambio > económico, está sujeta a excesos e inestabilidades y a la consecuente > producción masiva de dolor y penurias personales. En lo esencial, el populismo > es la defensa organizada de las personas sometidas a penurias. > En Argentina, el viejo orden socioeconómico duró hasta bien entrado el siglo > XX. Parte de las élites, la sociedad argentina estaba en su mayor parte > compuesta por trabajadores que, en gran medida, no estaban organizados, no > tenían poder y eran desesperantemente pobres. Eran, en la jerga callejera de > Buenos Aires, los descamisados. Aparece entonces Juan Perón, quien fundó el > Partido Justicialista surgido de la mano de obra, las masas urbanas de Buenos > Aires y los elementos menos ricos del campo. La política de Perón era > populista. Siguió favoreciendo los intereses de la mano de obra, promovió la > industrialización interna para reducir la dependencia de las importaciones, > creó empleos, nacionalizó algunos intereses extranjeros y era poco amigo del > capital extranjero. > Después de la muerte de Perón, el Partido Justicialista se eclipsó. Pero en > 1989, un Partido Justicialista revitalizado conducido por Carlos Saúl Menem, > pudo nuevamente ganar la presidencia de Argentina. > Al igual que el PRI de México, más o menos por la misma época, el Partido > Justicialista sufrió, bajo Menem, una fundamental inversión política. De la > posición nacionalista y populista de Perón pasó a convertirse en un partido > favorable a la globalización del capital en Argentina. Menem procedió a > estabilizar el peso, asociándolo al dólar; privatizó muchas de las empresas > estatales, vendiéndolas a empresas multinacionales; alentó la inversión > extranjera y fue mucho menos favorable a la mano de obra en sus disputas con la > administración empresaria. > Las políticas de Menem, tan diferentes de las de Perón, fracasaron en resolver > gran parte de los problemas de la Argentina. Muchos ciudadanos se encontraron > sin empleo y sin referente político, tan desesperados como los descamisados de > los años anteriores a Perón. > Surgieron dos partidos alternativos, la Unión Cívica Radical (UCR) y el Frente > País Solidario (FREPASO) para desafiar las políticas de Menem y tratar de > aliviar la miseria, que no cedió con la puesta en práctica de las nuevas > reformas de Menem. La UCR y el FREPASO han ganado muchas bancas en el Congreso, > aunque no la mayoría, y el año pasado lanzaron un candidato conjunto., Fernando > de la Rúa, quien venció al candidato justicialista, Eduardo Duhalde, en la puja > por la presidencia de la Argentina. > Venezuela es un país paradójico. Es uno de los países productores de petróleo > más importantes del mundo y, sin embargo, la mayoría de la población es muy > pobre. En Venezuela, hace mucho que la industria petrolera está en manos del > Estado y la riqueza que produce, en su mayor parte, ha sido absorbida por una > gran cantidad de contratistas internacionales y un aparato administrativo > inflado. Una gran clase gubernamental y comercial ha prosperado a la sombra de > la industria petrolera, pero grandes sectores de la población general viven en > la miseria, en terrenos ilegalmente ocupados, con comida, agua, atención > sanitarias y educación inadecuadas. Durante muchos años, la política partidaria > de Venezuela ha sido nominalmente democrática y blanda, y ha hecho poco por > resolver los problemas socioeconómicos del país y de sus masas cada vez más > alienadas. Las condiciones estaban maduras para el surgimiento de Hugo Chávez. > Hombre de orígenes humildes, Chávez ascendió rápidamente por las filas del > ejército debido a sus habilidades como atleta y soldado. Hace ocho años, en > 1992, fue parte de un golpe militar fallido y pasó cierto tiempo en la cárcel > por su intervención. Después de su liberación, Chávez decidió tomar el poder > por medios electorales. Utilizando en su campaña la promesa de usar la riqueza > petrolera de Venezuela para aliviar la pobreza de las masas, Chávez sorprendió > a muchos al ganar la presidencia en el otoño de 1998. > Los capitostes de la prensa han intentado definir a Chávez como un peronista o > un fidelista. Pensemos mejor como un Huey Long en uniforme, un populista que > tiene ambiciones para sus votantes y para sí mismo. Chávez se movió rápidamente > para consolidar su poder. Estableció una nueva convención constitucional, que > promulgó una nueva Constitución a su medida, y disolvió el Congreso existente. > También instituyó una gran purga de la Compañía Estatal Petrolera y ha asumido > un papel prominente en la OPEP: se considera que ha sido el impulsor del > reciente movimiento de la OPEP para cortar la producción mundial de petróleo y > subir los precios. El gran héroe de Chávez es Simón Bolívar. Apoyándose en el > bolivarismo, aspira a formar la Gran Colombia (Vene-zuela, Colombia, Panamá y > Ecuador), probablemente como república socialista. > México ofrece un excelente ejemplo de la globalización del capital posterior a > la Guerra Fría. La “familia revolucionaria” ha gobernado México desde 1910. El > instrumento que desarrolló fue el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y > la fórmula que adoptó fue un conjunto de políticas altamente populistas y > nacionalistas. Hubo una amplia reforma agraria y a la mano de obra se le > permitió organizarse bajo la guía del PRI. Se alentó el capitalismo estatal y > la industria nacional, desalentándose la inversión extranjera, y cuando la > ocasión se presentó en 1938, los pozos petroleros y el sistema ferroviario > fueron nacionalizados. > El PRI y su conjunto de políticas populistas funcionaron durante largo tiempo, > pero en la década de 1980 ambos estaban mostrando señales de tensión. El > desarrollo económico según la vieja fórmula no podía generar suficientes > empleos, mucho menos ofrecer un estilo de vida mejor para la población en > rápido crecimiento de México. Pero también cambiaron las modas en la economía > política. A fines de la década de 1980, el PRI había quedado bajo el control de > un pequeño grupo de tecnócratas, hombres como Carlos Salinas de Gortari y > Ernesto Zedillo, educados en facultades de la Liga Ivy norteamericana y > defensores de la nueva doctrina neoliberal, que en la actualidad es la > ideología del capital globalizado. > Esta pequeña banda de expertos, muy parecidos a los “científicos” de Porfirio > Díaz, pronto promulgaron una inversión casi completa de las políticas sociales > y económicas populistas y nacionalistas del viejo PRI. De nuevo se invitó al > capital extranjero a México y se alentó la expansión de las maquiladoras. Los > bancos, las aerolíneas y las carreteras se privatizaron. Sólo el fuerte > sentimiento nacionalista tanto del PRI como fuera de él impidió la venta de > PEMEX y de los servicios eléctricos. El NAFTA fue promovido por el PRI con > tanta fuerza como por sus auspiciantes ubicados al norte de la frontera. La > población rural, viejo baluarte del PRI en los viejos tiempos, fue descuidada. > El PRI pasó a ser el Partido del Capital Multinacional y de las grandes > empresas mexicanas, como Televisa y Vitro, lo suficientemente grandes como para > convertirse en jugadores multinacionales por derecho propio. > Contrariamente a las expectativas del PRI, el nuevo orden económico mundial no > ha resuelto los problemas económicos de México. Durante gran parte de las dos > últimas décadas, la economía de México ha oscilado entre la depresión y > períodos de prosperidad estratificada, durante los cuales los mexicanos bien > ubicados en el mundo de la empresa o el gobierno vivían bien, pero la gran > mayoría de sus compatriotas no. > El aparente abandono de su base populista por parte del PRI tuvo como resultado > la falta masiva de referente político y el consecuente crecimiento de nuevos > partidos más populistas que desafiaron al PRI, por ejemplo, el Partido de la > Revolución Democrática (PRD), que es un partido populista de izquierda formado > por Cuauhtémoc Cárdenas y otros disidentes. En la mayor sorpresa electoral de > la historia mexicana, Cárdenas y el PRD ganaron la elección presidencial de > 1988. Pero el PRD no ha sostenido su promesa inicial y ha perdido impulso > frente al Partido de Acción Nacional (PAN). El PAN ha crecido de manera > impresionante en los últimos tiempos y ha atraído a mucha gente de la mediana y > pequeña empresa, así como a otros mexicanos que tienen cargos concretos contra > el PRI. Vicente Fox, el candidato ganador del PAN en la elección presidencial > de este año, una figura carismática y de buena planta, demostró ser un > formidable oponente para el candidato bastante descolorido del PRI, Francisco > Labastida. Con el triunfo de Fox en las elecciones de julio de 2000, es posible > que veamos el comienzo de la transformación del tema del trabajador mexicano en > Estados Unidos en una cuestión importante dentro de la política mexicana. > Debería despertar el interés de los norteamericanos encargados de trazar > políticas, el hecho de que Fox haya comprometido al PRI en un intenso debate > respecto de cuál partido puede encarar mejor las penurias existentes y actuar a > favor de los intereses de los millones de trabajadores indocumentados de la > Diáspora Mexicana hacia el norte de la frontera. A pesar de que el PRI sigue > siendo fuerte, Vicente Fox, del PAN, ha logrado una sorpresa electoral. > Por lo tanto, Argentina, Venezuela y México son ejemplos privilegiados de la > democracia populista posterior a la Guerra Fría. Sin embargo, Brasil está > sacudido por las tomas de granjas productivas por parte del movimiento de > Obreros Rurales Sin Tierra. Los esfuerzos de Bolivia por privatizar el agua en > Cochabamba se han enfrentado con una resistencia masiva. Chile ha elegido a un > presidente socialista. Los indios ecuatorianos derrocaron a un presidente > globalista y el caudillo cubano Fidel Castro cerró la conferencia del Grupo del > Sur 77 (G-77), en La Habana, en abril de 2000, declarando que el Tercer Mundo > debería asumir el liderazgo internacional porque las naciones ricas son > incapaces de gobernar al mundo, el cual debería ser democrático y solidario y > no “cruel, injusto, inhumano y opuesto al inevitable curso de la historia”. En > consecuencia, la democracia populista posterior a la Guerra Fría domina América > Latina desde el Cabo de Hornos hasta el Río Grande y está empezando a > introducirse en Seattle, Washington DC, Toronto y Millau, Francia. >
DESESTABILIZACIÓNLa presidencia de Clinton dejará un entorno de inestabilidad y desestabilización potencial –en América Latina y en el mundo en general–, que > incidirá en la capacidad de gobernar de la próxima presidencia norteamericana. > Casi va de suyo que la relación post-soviética entre los gobiernos de ninguna > manera iba a ser fácil. Durante medio siglo, la importancia de una estrategia > anticomunista mundial había dado, de buen o mal grado, un sistema en el que se > daba prioridad a los problemas internacionales. Actualmente está de moda decir > que muchos de nuestros problemas, en rigor, surgieron a causa de esa > concentración en el objetivo de derrotar al comunismo. Sin embargo, parece más > preciso decir que la maraña de relaciones y reclamos contradictorios al interés > nacional que es el mundo real, para bien o para mal, siempre ha estado allí. > Pero, en apariencia, la necesidad de acumular nuestras defensas contra la > abrumadora amenaza que el stalinismo representaba para la civilización > occidental, ordenaba las cosas con más facilidad. > Los problemas del Hemisferio Occidental han sido los más postergados por la > política norteamericana. En efecto, la política norteamericana en América > Latina siempre ha quedado relegada a un segundo o tercer lugar dentro de las > preocupaciones oficiales. Los motivos para ello son legión y van de lo cultural > a lo político y económico. Pero nunca se la relegó más que en la década pasada, > cuando la implosión de la Unión Soviética, el rompecabezas cada vez más > complejo de la Unión Europea –que ha sido la piedra fundamental de las > iniciativas diplomáticas norteamericanas desde fines de la Segunda Guerra > Mundial– y el constante acertijo del surgimiento de un estado chino poderoso, > dejaban limitados recursos para el pensamiento estratégico. La culpa de dicha > limitación, además, en gran medida, recae en la progresiva introducción de > elementos triviales en la política interna norteamericana. Elementos que > absorbieron la atención de los medios de comunicación y, consecuentemente, la > de los encargados de trazar políticas. > El carácter de Clinton conjugaba la dificultad para discernir los temas > importantes y enfrentarlos por muchos motivos. No es este el lugar para > discutir en qué medida dicho proceso fue simplemente una extensión del entorno > cultural norteamericano; es decir, que “cada pueblo tiene el gobierno que se > merece” (Joseph de Maistre, 1753-1821). > Una lista de sus fracasos incluiría: > 1. Una básica falta de comprensión del conflicto con el comunismo y la > victoria sobre él y, por lo tanto, de la necesidad de limpiar > ideológicamente “el lío” que dejó a sus espaldas. Robert Strausz Hupe ha > dicho: “¡Estados Unidos bien puede no ser el primer país en la historia que > ganó una victoria militar sólo para sucumbir al predominio cultural del > derrotado, a la Antonio Gramsci!” En ninguna parte ha sido más evidente este > fenómeno que en Cuba. La administración Clinton ha buscado negociar, llegar a > una transacción, anular en cierta forma las diferencias que existieron durante > toda la Guerra Fría con Cuba, suponiendo que en la era post soviética dejarían > de constituir una amenaza para la seguridad norteamericana. Así, siempre que > estuvo en su poder, la administración Clinton le ha tirado salvavidas a Fidel > Castro. Esos salvavidas permitieron que un régimen que se venía abajo siguiera > en pie tambaleándose, al igual que, con la ayuda del senador John McCain la > administración Clinton le dio a ese otro régimen comunista corrupto, > ineficiente e inmoral de Vietnam más o menos otra década de vida al otorgarle > el reconocimiento norteamericano. Cuando, inevitablemente, el régimen castrista > se venga abajo por las mismas dolencias que derrumbaron al resto del imperio > soviético, Washington se encontrará sin herramientas para enfrentar el caos > resultante. Las consecuencias de éste son legión; por ejemplo, la posibilidad > de una huida de refugiados: gente desesperada, que en busca de alguna esperanza > de progreso amenazará la propia estabilidad de Florida, nuestro cuarto estado > por tamaño. Cuba volverá al mundo real como una economía de monocultivo, más > dependiente del azúcar que cuando los comunistas tomaron el poder hace cuarenta > años, en un mundo que ha avanzado tecnológicamente hacia una gama de productos > competitivos que van de endulzantes artificiales a productos derivados del > maíz. La complicada composición racial de Cuba, se habrá exacerbado gracias a > la propaganda y a la emigración masiva de la anterior elite. Al ayudar a > presentar como demonios a los miembros de la comunidad de emigrados de Miami, > la administración Clinton ha avanzado mucho en el camino de castrar a uno de > nuestros pocos activos para enfrentar la inevitable crisis posterior a la caída > de Castro. En suma, todo el proyecto de “construir una nación” en una Cuba > posterior a Castro, para el cual una y otra vez la burocracia y el pueblo > norteamericano han demostrado no tener ninguna aptitud en costas extranjeras, > será un problema para el liderazgo norteamericano, agravado por otra década no > sólo de descuido sino de oscurecimiento de temas vitales. > 2. La administración Clinton ha llevado a nuevos extremos el cientificismo > norteamericano, es decir, la falsa noción de sustituir el sentido común, los > valores y el pensamiento tradicionales por un análisis detallado y pseudo > científico. De nuevo, el tiempo y el espacio, y tal vez la importancia, no > permiten discutir aquí la peculiar y extraordinaria capacidad del Presidente de > examinar huecamente temas en detalle, su reputación de “bizantinismo político”. > Pero nunca la capacidad norteamericana de autoengaño ha ido tan lejos en temas > como las negociaciones extendidas para lograr una “transacción exitosa”, sin > examinar si la mentada negociación no se está convirtiendo en un fin en sí > mismo. En ninguna parte resulta esto tan evidente como en Colombia, a pesar de > que, por cierto, lo mismo ha ocurrido en el caso de Irlanda, Medio Oriente y > los Balcanes, donde alentamos a un gobierno a que aceptara renunciar a su > soberanía sobre grandes zonas de su territorio para entregarlas a asesinos > terroristas y vinculados con las drogas, como un método de resolver un problema > inmanejable. La política norteamericana ahora está creando feudos apoyados por > las drogas y el terror, que se volverán todavía más cancerosos a medida que el > tiempo pase y, sobre todo, lleve inevitablemente a mayor violencia. > 3. En la medida en que los problemas de América Latina son económicos, la > administración Clinton se ha apoyado en errores anteriores, ofreciendo una “red > de seguridad” de garantías que permiten a los gobiernos de la zona, sometidos a > fuertes presiones, hacer las elecciones erradas. El Rescate de México, según ha > dicho el ex Secretario del Tesoro, Robert Rubin, fue concebido con pleno > conocimiento de que agrandaba el peligro de “riesgo moral”; es decir, que > ofrecía a los inversores privados y especuladores la posibilidad de que, en > caso de colapso, fueran compensados. Pero, dice, ese era un riesgo menos grave > que el colapso de la economía mexicana y sus repercusiones en todo el > hemisferio y la economía mundial. No tiene sentido plantear la hipótesis de lo > que otra alternativa podría o no haber logrado (la “falacia de la nariz de > Cleopatra” de los historiadores: si Cleopatra no hubiera tenido una hermosa > nariz aquilina griega sino un feo apéndice chato nubio, Marco Antonio no se > habría enamorado de ella ni quedado en Egipto sino que habría estado junto a > César en el Senado. Así, César no habría muerto y la república romana habría > vivido, los bárbaros no habrían salido victoriosos y la Edad Oscura no se > habría instalado en Europa, etcétera ad infinitum). Pero lo que sí está claro > es que no sólo México sino otras economías latinoamericanas en la actualidad > están sometidas a una inversión estilo casino por parte de inversores > norteamericanos y de otros países, con la perspectiva de que, si sus apuestas > no estuvieron bien dirigidas, el contribuyente norteamericano tenga que hacerse > presente para pagar la cuenta. Nada de esto puede haber contribuido a una > administración y dirección más reflexiva de la economía regional, menos aún la > de Brasil, que casi todos los días muestra señales de un gigantesco estallido > socioeconómico. De nuevo, puede ser demasiado fácil echarle la culpa de todo a > la presidencia de Clinton. Pero si las ideas cuentan, y debemos suponer que sí, > los próximos encargados de formular la política norteamericana en la región no > verán facilitada su tarea por un grupo de encargados de trazar políticas que > tuvieron todos los atributos de la nueva era computarizada, pero carecieron de > la sagacidad que surge de un provechoso estudio de las fuentes tradicionales e > históricas del pensamiento político.
DEFORESTACIÓNEl hemisferio ha sido bendecido con recursos naturales y un clima que lo > convierte en un paraíso único y virtual para quienes usen sabiamente tales recursos. A lo largo de las últimas décadas se ha vuelto evidente que la destrucción de nuestros bosques, tanto de la mitad norte del hemisferio como, especialmente, de las selvas del sur, debe controlarse. Este no es un tema > bipartidario. Más aún, exigirá los mejores esfuerzos de organizaciones tanto > gubernamentales como no gubernamentales (ONG). > Haití es el horrible ejemplo de lo que ocurre cuando este problema se ignora. > Las implicancias de seguridad nacional están implícitas en Panamá, donde una > agricultura de “tala y quema” está poniendo en peligro el agua fresca necesaria > para el funcionamiento del Canal. El lago Gatun, que es crítico para el > funcionamiento del Canal de Panamá, está llenándose rápidamente de cieno, > debido a las inundaciones producidas por la “tala y quema”. Los incendios > producidos por campesinos en los parques nacionales de Tikal y El Ceibal de > Guatemala, demuestran la incapacidad de los gobiernos para detener la > destrucción causada por ciudadanos indigentes, desesperados por tener tierras > suficientes para alimentar a su familia y cultivar alimentos. > En la actualidad, se estima que más del 90 % de la pérdida de bosques se está > produciendo en los trópicos. En 1977 y 1978, los incendios causados en el > Amazonas para limpiar tierras afectaron más de 5,2 millones de hectáreas de > selva, monte y sabana brasileña. Más de la mitad de las restantes selvas > tropicales del mundo están dentro de la cuenca del Amazonas. Desgraciadamente, > los campesinos por lo general tienen pocas opciones fuera de convertir el > bosque en granjas y explotaciones ganaderas. Brasil, por ejemplo, tiene grandes > cantidades de gente pobre y necesitada de tierra. Dado que las parcelas que se > talan de la selva por lo general pierden su fertilidad rápidamente, hay una > constante demanda de tierra nueva. > Si bien este no es el lugar para embarcarse en una discusión detallada de los > aspectos ecológicos implicados, debería advertirse que hay una diferencia muy > clara entre los problemas implícitos en la reforestación del hemisferio norte y > la del hemisferio sur. Baste decir que los lapsos de tiempo para que resuciten > los bosques y selvas del sur implican órdenes de magnitud mayor e infinitamente > más comprometidos. > La deforestación es sólo el primer paso en una cascada de efectos que tiene > como consecuencia la desertificación, el desplazamiento económico, la > enfermedad y los deslizamientos de barro, como lo demostró en 1998 el huracán > Mitch en Honduras. No es un problema simple y la solución tampoco lo es. Pero > es un problema que debe abordarse bilateral y multilateralmente. > Las poblaciones cada vez más grandes, con su consecuente apetito de madera, > papel, productos químicos y productos de madera, llevarán a la extinción de > plantas, pájaros, insectos, peces y especies animales, debido a la destrucción > de sus hábitats. Cuando un hábitat se fragmenta, su diversidad ecológica > declina. > Los incendios causados por granjeros que limpian parcelas de tierra o por > gobiernos que dirigen quemas controladas, a menudo superan sus fronteras, > aumentando el nivel ya crítico de bosques destruidos. > La tala también plantea otros problemas. El acceso a bosques que fueron > vírgenes está provisto por caminos construidos por los taladores con el fin de > recoger madera. A medida que se talan los árboles más grandes y valiosos, los > taladores avanzan hacia otros bosques. De tal forma, la cantidad de madera de > primera calidad se ve reducida, los precios mas altos alientan a los > productores a buscar todavía con más empeño nuevas fuentes de provisión. > Pero este tema debe ser examinado e investigado con métodos científicos > sólidos. Esto, a su vez, permitirá a los encargados de trazar políticas > presentar soluciones equilibradas y creíbles.
DECLINACIÓN DE ESTADOS UNIDOSEl tono de Santa Fe IV no pretende ser negativo, pero es preciso enfrentar la > realidad de que, desde 1993, la declinación de Estados Unidos se ha > precipitado. El poder del país se basó ante todo en este hemisferio, a veces > llamado Fortaleza América. Tanto Wilson como Franklin D. Roosevelt consolidaron > la base de poder norteamericano en este hemisferio antes de comprometerse en > Europa y Asia. > La historia nos dice con toda claridad que, cuando una gran potencia fracasa en > valorar su interés nacional y permite que su cultura central se desgaste y sea > absorbida por un sistema de valores hostil, su caída es previsible. Spengler y > Toynbee han examinado este fenómeno con gran detalle. > El conjunto de elementos que llevan a esta declinación son parte integral de > Santa Fe IV: Defensa, Drogas, Demografía, etc., encabezan la lista de la > nueve “D” que contribuyen a la declinación de Estados Unidos. > Pero lo más importante es la destrucción cultural, según la prescribe Antonio > Gramsci. Al cambiar la cultura, el cambio político y económico está > virtualmente asegurado. > El “vaciamiento” de la capacidad militar norteamericana ha sido un proceso > gradual de reducción /marchitamiento. Todos los Servicios se han visto > afectados; los infantes de marina en menor grado, el Ejército en un grado mucho > mayor. La administración Clinton, con su tendencia antimilitarista, ha logrado > lo que nuestros enemigos más abiertos fracasaron en hacer. El Ejército está > desparramado por todo el mundo, en misiones que, en el mejor de los casos, son > marginales. Haití es un ejemplo miserable de esta política trágica. La > cultura /ética militar ha sido desgastada por el énfasis en mantener la paz y > proteger la fuerza, por la ingeniería social y por una pérdida de confianza de > las tropas en los civiles experimentados y en el liderazgo militar. El > espectáculo del Jefe del Estado Mayor Conjunto jugando a la “batalla naval” con > el Presidente, en un programa de televisión de visos francamente políticos, es > un ejemplo del problema. Los esfuerzos por convertir el “verde” del Ejército en > el “azul” de las Naciones Unidas, plantean la pregunta de cuántos hombres y > mujeres de las Fuerzas Armadas están dispuestos a morir por la bandera de las > Naciones Unidas. > Estados Unidos está en una cuesta resbalosa que apunta a la pila de cenizas de > la historia. El resto del mundo mira con asombro cómo nuestro impulso hacia la > gratificación instantánea es aprovechado por nuestros opositores, que están > adoptando el enfoque estratégico de largo alcance, tal como lo articuló Eugenio > Rabines en su Camino de Yenan. > La historia y nuestros nietos nos juzgarán duramente si esto no se revierte.
Este mensaje fue reenviado por Acción global